Archivo de Público
Viernes, 24 de Abril de 2009

La UE alerta de que la crisis puede excluir más a los gitanos

Arranca una nueva plataforma para preparar la cumbre romaní de 2010

DANIEL BASTEIRO ·24/04/2009 - 22:30h

MÓNICA PATXOT - Una familia de gitanos españoles.

Más visibilidad pública, el compromiso de las buenas prácticas y, a la larga, nuevas leyes que acaben con la discriminación. Con estos objetivos arrancó ayer una nueva plataforma de la Unión Europea por la integración de los gitanos, que celebró su primera reunión en Praga.

Desde allí, el comisario europeo a cargo de los asuntos sociales e igualdad, Vladimir Spidla, criticó la discriminación que, pese a la protección de la legislación europea, continúan padeciendo las comunidades gitanas de todo el mundo.

"La crisis económica aumenta el riesgo de que los romaníes, que habitualmente viven al margen de la sociedad, acaben totalmente excluidos". Este peligro también se desprende de una encuesta de la Agencia europea de Derechos Fundamentales, que indica que, en el último año, uno de cada dos gitanos encuestados aseguró haber sido víctima de un acto discriminatorio.

Para Bruselas es "inaceptable la actual situación", en la que "varios Estados miembros" permiten la "influencia de una retórica populista contra los romaníes", aseguró Spidla, sin citar a Italia. En este país se autorizó el año pasado la creación de un censo étnico de los aproximadamente 150.000 romaníes italianos para "prevenir la mendicidad", en palabras de Roberto Maroni, ministro de Interior de la ultraderechista Liga Norte.

Asaltos de la Camorra

"El pueblo hace nuestro trabajo cuando los políticos no lo hacemos", aseguró entonces Umberto Bossi, del mismo partido, en referencia al asalto de varios barrios gitanos de Nápoles organizado por la Camorra.

Pero no sólo Italia preocupa a la UE. Un 85% de los romaníes de Hungría, República Checa, Eslovaquia y Grecia son discriminados por su procedencia étnica, según la encuesta europea. El informe muestra que "la romaní es la [minoría] más vulnerable a la discriminación y delitos racistas", seguida de comunidades de inmigrantes sobre todo africanos.

La República Checa, presidenta de turno de la UE, presentó a los 50 expertos, representantes de asociaciones gitanas y gobiernos un código de 10 buenas prácticas que persigue acabar con la exclusión.

Medidas concretas

En Bruselas, la estrategia pasa ahora por una mayor presencia institucional de este colectivo. Por este motivo acogió en otoño la primera cumbre sobre la situación de la comunidad gitana, que supone más del 10% de la población en países como Bulgaria, Rumanía o Eslovaquia. La segunda se celebrará en Córdoba durante la presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2010.

Cara a esa cumbre, la Comisión Europea presentará un informe detallado y una estrategia con medidas concretas para ser puestas en marcha en los 27 países miembros.