Archivo de Público
Lunes, 13 de Abril de 2009

Derbi a mamporros en Estambul

El árbitro da por concluido el Galatasaray-Fenerbahçe en el 89 tras cuatro expulsiones

L. J. MOÑINO ·13/04/2009 - 01:00h

REUTERS - Arda Turan (Galatasaray) trata de agredir a Semih Senturk (Fenerbahce) y Güiza trata de impedirlo.

Ni el Galatasaray ni el Fenerbahçe de Luis Aragonés y Güiza se jugaban el título. El derbi más acalorado de Estambul esta vez no decidía el campeón, como ha sucedido en tantas ocasiones a lo largo de una historia marcada por una rivalidad visceral. Ambos clubes llegaban a la cita a nueve puntos del líder Sivasspor. Sin embargo, el estadio Ali Sami Yen fue el escenario de una batalla campal que provocó que el partido se tuviera que acabar a falta de un minuto con el marcador empatado a cero.

Los puñetazos entre los jugadores de uno y otro equipo, la ocupación por parte de los aficionados del Galatasaray de una visera de la grada que corría peligro de derrumbarse y la tensión que había entre las aficiones llevaron a la conclusión precipitada del partido. Incluso un espontáneo se atrevió a saltar al campo con la intención de participar en la pelea.

Las bengalas que se apreciaron también pusieron en entredicho las medidas de seguridad en los estadios turcos. Parece que los dirigentes del fútbol otomano hacen la vista gorda con estos objetos pirotécnicos tan prohibidos en las gradas. En el encuentro que enfrento a Turquía y a España en el mismo escenario de ayer las bengalas hicieron acto de presencia en gran número.

Las escenas pugilísticas comenzaron cuando el jugador Fenerbahçe, Emre Belözoglu, recibió de un jugador del Galatasaray un manotazo en la cabeza estando en el suelo. Lo que sucedió a continuación fue un intercambio de golpes que tuvo como principales protagonistas a Emre Asik y Arda Turan, por los locales, y a Semih Senturk y Lugano por los visitantes. Los cuatro fueron expulsados antes de que el colegiado decidiera acabar con la vergonzante trifulca finalizando el encuentro.

La pelea fue incontrolable, porque cuando se apaciguaba en un lado, se encendía en otro. La sangre corrió por las fosas nasales de Arda Turan y de Emre Belözoglu, a los que sus compañeros no podían apaciguar en su intento de buscar venganza por su cuenta. El español Güiza, que trató de separar, se llevó algún que otro empujón y finalmente también vio una tarjeta amarilla discutible.

La rivalidad entre el Galatasaray y el Fenerbahçe viene de lejos. Estambul, dividida en dos por el Bósforo, acoge en su zona asiática al club de Luis Aragonés. En el territorio europeo reside el Galatasaray. Esa inquina que se tienen unos a otros se acentuó a raíz de un amistoso disputado el 23 de febrero de 1934. El partido estuvo marcado por la violencia con la que se disputó y, como ayer, terminó en batalla campal. Desde entonces, ambos clubes decidieron romper relaciones.

Van Basten lamenta la baja de Gabri

Gabri no podrá ayudar al Ajax en su intento de lograr una plaza en la próxima Liga de Campeones. El jugador catalán sufre la rotura de un ligamento del tobillo derecho y se perderá todo lo que resta de temporada. La lesión se la produjo en un partido amistoso ante el filial del Sparta de Rotterdam y se ha confirmado el peor pronóstico. “La temporada de Gabri con el Ajax ha terminado y es una verdadera lástima porque su aportación podía venirnos bien”, dijo Van Basten, técnico ‘ajacied’.