Archivo de Público
Lunes, 13 de Abril de 2009

Sólo siete comunidades dan ayudas para prevenir la dependencia

Las autonomías y el Ministerio de Sanidad y Política Social aún deben definir el servicio

VANESSA PI ·13/04/2009 - 07:50h

Sesión de rehabilitación en la residencia de ancianos Vitalia de Madrid. - MIGUEL GARCÍA CASTRO

"Si una casa se acondiciona para una persona en silla de ruedas, esta no necesitará a nadie que la saque de casa o la asee cada día", afirma Alberto López Rocha, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (Semer). Pero la estadística señala que sólo siete comunidades dan ayudas para prevenir la dependencia y promover la autonomía personal. Y sólo en tres de estos casos las cifras son significativas.

Basta con ojear los datos de la implantación de la ley de dependencia que el hasta ahora Ministerio de Educación y Política Social cuelga en su página web (los últimos datos son del 1 de abril) para constatar que se olvida el primer enunciado de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas dependientes. La norma establece que se debe "prevenir la aparición o el agravamiento de enfermedades o discapacidades y de sus secuelas".

El sistema de prevención es precario y sólo se da puntualmente

De las 1.214 ayudas que se dan en todo el Estado para promover la autonomía personal (uno de los tipos de ayuda que prevé la ley), Castilla y León otorga más de la mitad. Por detrás de sus 792 beneficiarios, están los 274 de Extremadura y los 98 de Galicia. Muy por debajo, se sitúan Castilla-La Mancha, con 24 ayudas, La Rioja, con 18; y Andalucía y la Comunidad Valenciana, que tienen, respectivamente, siete y un beneficiarios.

Según explican en la Consejería de Bienestar Social de Castilla y León, sus beneficiarios acuden a talleres donde desarrollan "habilidades" que les permiten desenvolverse en su vida diaria.

Las 18 ayudas que da la Consejería de Bienestar Social de La Rioja se enmarcan dentro de la Unidad de Desarrollo Infantil y Atención Temprana, que se encarga de "atender las necesidades de los menores con trastornos en su desarrollo o con riesgo de padecerlos".

La promoción de la autonomía, a largo plazo, supondría un ahorro

Sistema precario

Las otras cinco comunidades que promueven la autonomía y el hasta ahora Ministerio de Educación y Política Social no han facilitado datos, por el traspaso, el miércoles pasado, de la Política Social al Ministerio de Sanidad.

Es difícil evitar situaciones de dependencia cuando sólo se pueden beneficiar de la ley los grandes dependientes y los severos, el sistema de prevención es precario y sólo se da en ocasiones puntuales. El vicepresidente por Madrid de la Confederación de Asociaciones de Mayores, Luis Álvarez, critica las carencias y defiende que la prevención se haga incluso antes de que aparezca la dependencia.

La mayoría de las ayudas son a las familias y no a crear servicios

La ley determina que el ministerio y las comunidades deben acordar los "criterios, recomendaciones y condiciones mínimas que deberían cumplir los Planes de Prevención de las Situaciones de Dependencia". Pero, dos años y cuatro meses después de su entrada en vigor, sólo existe un borrador.

Sin programas específicos

El presidente de la Federación de Empresarios de la Dependencia, José Alberto Echevarría, denuncia que la prestación económica está "sobredimensionada", lo que deriva en una carencia de servicios, donde es más fácil realizar programas para promover la autonomía personal. Un 46% de las ayudas que ya se han dado (169.987 del total de 366.007) son económicas, para el familiar cuidador, aunque la ley establece prioritaria la creación de servicios.

Un 46% de las prestaciones que ya se han otorgado son económicas

El presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez, insiste en que también la ayuda a domicilio debería incorporar programas de promoción de la autonomía personal. Para López Rocha, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (Semer), la promoción de la autonomía, a largo plazo, supondría un ahorro. Y apunta a que la prevención de la dependencia puede generar puestos de trabajo. "Hay muchos parados de la contrucción", recuerda.

Para suplir la falta de programas públicos, la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) está elaborando un programa para facilitar la autonomía de sus asociados. "Hay gente que sabe trabajar, pero no sabe cómo coger un autobús y necesita ayuda", pone como ejemplo el director gerente de FEAPS, Paulino Azúa.