Archivo de Público
Miércoles, 1 de Abril de 2009

Repetición de estudios por tomografía eleva el riesgo de cáncer

Reuters ·01/04/2009 - 18:11h

El riesgo de desarrollar cáncer aumentaría en personas a las que se les hacen varios estudios por tomografía computarizada (TC) en su vida.

La TC se utiliza cada vez más en casi todas las áreas de la medicina debido a su posibilidad de proporcionar imágenes detalladas de los órganos, los huesos, los tejidos blandos y los vasos sanguíneos.

Pero, dado que expone a las personas a una dosis relativamente alta de radiación comparada con las radiografías tradicionales, existe preocupación por los efectos de largo plazo de su uso reiterado.

Para un nuevo estudio, un equipo de investigadores de Brigham and Women's Hospital, en Boston, estimó el nivel de radiación acumulativa por exposición a TC en más de 31.000 pacientes a los que se les había hecho por lo menos una TC en los últimos 22 años.

El 7 por ciento de los pacientes había tenido una exposición a la radiación lo suficientemente alta como para elevar un 1 por ciento su riesgo de cáncer por sobre el promedio en la población general en Estados Unidos, publicó la revista Radiology.

Para la mayoría, señaló el doctor Aaron Sodickson, autor principal del estudio, los beneficios de los estudios por TC superan los riesgos de la exposición a la radiación.

"La TC es una herramienta diagnóstica excelente por su tremendo valor clínico en muchas situaciones", declaró Sodickson a través de un comunicado de prensa difundido por la revista.

"Las decisiones individuales sobre su uso deberían tener en cuenta los beneficios clínicos esperados y los riesgos potenciales del uso reiterado de esta herramienta", agregó.

Según el autor, los médicos deberían tomar más precauciones al usar esta tecnología en pacientes a los que ya se les hayan hecho múltiples TC, en especial si esos estudios previos no habían detectado anomalías.

"Este escenario daría como resultado una combinación de alto riesgo de acumulación de la exposición con pocos beneficios clínicos", sostuvo.

El equipo analizó datos de 31.462 pacientes a los que se les habían realizado TC en el hospital Brigham y Women's o en Dana-Farber Cancer Center en el 2007.

A un tercio se le había hecho cinco o más estudios por TC en los últimos 22 años, mientras que al 5 por ciento se les habían realizado entre 22 y 132 estudios.

Según el equipo, el 15 por ciento había estado expuesto a una radiación similar a 1.000 radiografías de tórax tradicionales.

Los autores aseguraron que existen varias formas de proteger a los pacientes de la exposición a la radiación de múltiples TC.

Los avances técnicos, por ejemplo, reducirían la dosis de radiación que emite cada estudio, mientras que para otros pacientes se podría usar estudios por imágenes alternativos, como la resonancia magnética conocida como MRI.

FUENTE: Radiology, abril del 2009.