Archivo de Público
Miércoles, 18 de Marzo de 2009

Absuelven al hermano del presunto asesino de Marta de una acusación por acoso y vejaciones

Francisco Javier D.M ha sido absuelto después de que la denunciante no se presentara al juicio. 

PÚBLICO.ES/EFE ·18/03/2009 - 16:27h

ARCHIVO - Francisco Javier Domínguez, a su entrada en los juzgados para declarar cuando fue imputado por complicidad en la declaración de Marta.

Francisco Javier D.M., hermano mayor del hasta ahora asesino confeso de Marta del Castillo, ha sido juzgado y absuelto hoy de vejaciones injustas y maltrato, presuntamente cometidos en su trabajo como vigilante de seguridad en un Centro de Salud de Sevilla.

Fuentes judiciales han explicado que los hechos fueron denunciados hace unos meses por una ciudadana sudamericana que exigía ser atendida por un médico en un Centro de Salud de Sevilla. El médico pidió ayuda al vigilante de seguridad, que resultó ser Francisco Javier D.M., de 40 años, quien intervino para sacar a la denunciante del despacho del médico y conseguir que cesara en sus insultos.

La mujer, sin embargo, presentó una denuncia contra ambos por presuntas faltas de maltrato de palabra y vejaciones injustas.

El hermano de Miguel está en prisión incondicional por su supuesta complicidad en la desaparición

La denunciante no ha comparecido hoy al juicio de faltas que ha celebrado el juzgado de instrucción 13 de Sevilla, por lo que la Fiscalía, única parte acusadora, retiró los cargos y la juez dictó de viva voz una sentencia absolutoria.

Francisco Javier D.M. cumple prisión incondicional desde el pasado 17 de febrero como presunto cómplice en la desaparición de Marta del Castillo, pues según el juez instructor se encontraba en la vivienda donde fue asesinada la joven y, mientras su hermano y sus amigos se deshacían del cuerpo, él se quedó "limpiando restos y huellas".

El acusado ha sido trasladado hoy a la sala de vistas desde la cárcel, esposado y custodiado por dos policías nacionales, y ha permanecido apenas unos minutos ante la juez, el tiempo que ha tardado en comprobar la ausencia de la denunciante y en dictar una sentencia absolutoria de viva voz.