Archivo de Público
Viernes, 13 de Marzo de 2009

EEUU presenta nuevas guías para diagnóstico del cáncer de colon

Reuters ·13/03/2009 - 14:17h

El Colegio Estadounidense de Gastroenterología (ACG) acaba de presentar las nuevas guías para el diagnóstico del cáncer colorrectal.

Se trata de la primera actualización de las últimas recomendaciones, publicadas en el 2000.

Una modificación clave es que los análisis se dividen ahora en los diseñados para prevenir la enfermedad y aquellos para detectar el cáncer. El ACG insiste en los controles preventivos por sobre la detección temprana.

La mejor prueba para prevenir el cáncer colorrectal sigue siendo la colonoscopia, precisan las guías publicadas en The American Journal of Gastroenterology.

La principal recomendación sigue siendo una colonoscopia preventiva cada 10 años a partir de los 50 años, pero con una modificación: en los hombres afroamericanos, el inicio de esos controles debe bajar a los 45 años.

Ese cambio se debe a estudios recientes que demostraron un aumento de las tasas de pólipos y cáncer colorrectal en esa población, según explicó el doctor Douglas K. Rex, del Centro Médico de la Indiana University, en Indianápolis, y el equipo autor de las guías.

Los pólipos son crecimientos anormales en el colon, que a veces pueden inducir el desarrollo del cáncer.

Las nuevas guías señalan que la colonoscopia virtual, o colonografía por TC, no es tan efectiva como la colonoscopia tradicional para detectar lesiones pequeñas y conlleva un riesgo incierto de radiación.

Por lo tanto, sólo debería utilizarse en los pacientes que rechazan hacerse la colonoscopia tradicional. En ese caso, la colonografía por TC debería realizarse cada cinco años.

Durante una colonoscopia virtual, un equipo toma varias radiografías del colon que se almacenan en una computadora para reconstruir las imágenes y generar una fotografía tridimensional de órgano muy parecida a la que se obtiene con la colonoscopia tradicional.

Dado que la colonoscopia virtual no exige la introducción de un tubo con una cámara por el ano, los pacientes suelen tolerarla mejor que la colonoscopia tradicional.

Otras alternativas para los pacientes que no quieren hacerse una colonoscopia son la sigmoidoscopia flexible, que es una versión menos invasiva y se realiza cada cinco a 10 años, y el análisis inmunoquímico fecal anual, que es el test de detección de primera elección.

Las guías se ocupan también de la limpieza intestinal preparatoria para una colonoscopia, lo que mejora las tasas de tolerancia y diagnóstico. Se recomienda que las sustancias que se utilizan para la limpieza intestinal se administren en dos dosis: la mitad el día previo al estudio y la otra mitad el día del procedimiento.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, marzo del 2009