Archivo de Público
Jueves, 12 de Marzo de 2009

Pruebas de dopaje ignoran diferencias étnicas clave: expertos

Reuters ·12/03/2009 - 16:16h

Los análisis de dopaje con esteroides que se utilizan actualmente en el deporte a nivel internacional no se adecúan a su propósito, ya que ignoran diferencias étnicas vitales en la actividad hormonal, dijeron el jueves investigadores suizos.

La testosterona y otras hormonas que impulsan sus niveles suelen usarse como sustancias ilícitas para mejorar el desempeño físico en algunos deportes y las pruebas para detectarlas deberían adaptarse y tener en cuenta las variaciones genéticas en los distintos grupos humanos.

La evidencia de abuso se determina evaluando la orina, para medir el equilibrio entre testosterona y epitestosterona, o proporción T:E. El umbral se ubica por encima de cuatro y las muestras que arrojan resultados positivos se confirman con más análisis químicos.

Sin embargo, aplicar este nivel de corte universalmente no tiene en cuenta importantes variaciones en un gen llamado UGT2B17, que afecta la tasa en la cual la testosterona es eliminada por el cuerpo a través de la orina.

Las personas en las que algunas "letras" están ausentes en este gen, fundamentalmente los hombres asiáticos, eliminan menos testosterona en su orina.

Luego de evaluar muestras de orina de 171 jugadores de fútbol varones, Christophe Saudan y colegas del Laboratorio Suizo de Análisis del Dopaje hallaron que esta variante genética aparecía en el 81 por ciento de los deportistas asiáticos, el 22 por ciento de los africanos, el 10 por ciento de los caucásicos y el 7 por ciento de los hispanos.

Teniendo en cuenta esto, los expertos calcularon que la proporción T:E base para considerar un dopaje sospechoso debería reducirse a 3,8 en los asiáticos y aumentarse a 5,6; 5,7 y 5,8 en los africanos, caucásicos e hispanos, respectivamente.

Los hallazgos demostraron que el sistema actual de aplicar un umbral de proporción T:E estándar a todos los atletas debería abandonarse, escribieron los autores en British Journal of Sports Medicine.