Archivo de Público
Domingo, 25 de Noviembre de 2007

El PSOE busca sacudirse la hipoteca nacionalista

Zapatero reprocha al PP que se limite a "obstruir".

G. L. A. ·25/11/2007 - 22:04h

Dice Zapatero que en un mitin lo importante no son los discursos del político, sino los aplausos de la gente.

Si se aplica el aplausómetro al acto de ayer, lo que más valoran del líder socialista sus seguidores es, por este orden: que gobierne "escuchando y mirando a la sociedad", su determinación de combatir "el machismo criminal", su compromiso de seguir elevando la cuantía del salario mínimo y de las pensiones, y su voluntad de hacer de la lucha contra el cambio climático una prioridad.

El discurso con el que capitalizó su proclamación oficial como candidato del PSOE a la reelección en las elecciones de 2008 no arrojó novedades. Los anuncios de nuevos compromisos electorales se reservan para las convenciones.

"Una mayoría más amplia"

Su principal mensaje fue la apelación a "una mayoría más amplia" que la obtenida en 2004. Zapatero no dijo más, pero fuentes próximas reconocieron que, tras este llamamiento, está el objetivo de poder gobernar sin la hipoteca de tener que depender del apoyo de las minorías nacionalistas.

Fue llamativo, y premeditado, que apenas hablara del PP y que no mencionara ni una sola vez por su nombre a Mariano Rajoy. La referencia más directa fue: "Ha habido una oposición que no ha sido ni dura ni blanda, sólo ha intentado obstruir. No ha arrimado el hombro ni una sola vez".

También abogó por que "se erradique para siempre la inútil crispación", negó credibilidad al PP para defender a los trabajadores cuando ha criticado la subida del salario mínimo, volvió a pedir "unidad para terminar con el terrorismo de ETA" y reiteró el compromiso de "pasar la página del 11-M". Todo junto apenas ocupó unos minutos en su intervención.

En un mitin que fue intensamente interactivo, un seguidor le gritó: "¡Dále a los obispos!". Zapatero respondió: "No, no introduzcamos temas complejos...". Y siguió su hilo.