Archivo de Público
Lunes, 26 de Noviembre de 2007

Atasco en las redes WiFi públicas

Una decena de proyectos cierra en EEUU por problemas económicos // En Europa, sólo París y San Sebastián resisten

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·26/11/2007 - 00:01h

La red de Filadelfia, desplegada ya al 75%, es la única de la que Earthlink no se retira, obligada por un contrato. AFP

Las redes inalámbricas de los ayuntamientos pasan por su peor momento. En EEUU, Earthlink, el socio tecnológico de la mayor parte de los proyectos, ha anunciado que no se gastará un dólar más en su despliegue. Esto ha provocado que más de diez ciudades hayan congelado sus planes de desplegar accesos WiFi públicos y gratuitos. En Europa las cosas no andan mejor. Acosados por las autoridades reguladoras y las compañías telefónicas, sólo París y San Sebastián aguantan. 

La operadora EarthLink anunció en verano que despedía a 900 de sus trabajadores. La semana pasada su presidente, Rolla P. Huff, firmó una nota en la que se aseguraba: "Tras una revisión y análisis minucioso de nuestro negocio de WiFi municipal, hemos decido que hacer nuevas inversiones en este negocio iría contra el objetivo de maximizar el valor para los accionistas".

Entre los despidos y la declaración, Earthlink ha avisado al consistorio de San Francisco que se retira del plan municipal de crear la zona WiFi pública más grande del país. Después hizo lo mismo en Houston, Saint Louis, Arlington, Alexandría y San Petersburgo (Florida).
Otras ciudades que aún no tenían socio tecnológico, como Chicago, Cincinnati y Sacramento, también han parado sus proyectos. ¿Significa esto que las redes WiFi municipales han muerto?

La respuesta del responsable del sitio especializado Muniwireless.com, Esme Vos, es negativa. "Lo que pasa es que los ayuntamientos están revisando el modelo para conseguir alguna fórmula o compañero que soporte los gastos de despliegue de la red", dice. En las redes ya desplegadas el objetivo inicial de combatir la brecha digital y servir a los ciudadanos ha sido arrinconado. Ahora se busca la rentabilidad a toda costa. Por ejemplo, la red de la localidad de Ripon, en California, se está aprovechando para desplegar cámaras WiFi para que la policía vigile las calles.

El proyecto de Google
En la ciudad californiana de Mountain View está la sede de Google. La compañía del buscador inició el año pasado la instalación de una red WiFi gratuita para todos los habitantes, donde la publicidad paga el mantenimiento de la red. Hasta 25.000 hogares tienen acceso y la usan unas 15.000 personas al mes. El proyecto quiere ser un ensayo de lo que sería una red global en EEUU.

En Europa las cosas se ven de otra manera. El gerente de la entidad municipal Fomento de San Sebastián, Euken Sesé, afirma que "esto es un bien de carácter social tan básico como la electricidad". Donostia, con 500.000 metros cuadrados con cobertura, tiene la red WiFi pública más extensa de España, pero no es gratuita.

"Cobramos una pequeña cantidad para evitar problemas con la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones", afirma Sesé. La presión de las operadoras telefónicas y la CMT abortaron otros intentos gratuitos en el pasado. "Las iniciativas locales deberían unirse para hacer presión", concluye.

Tres casos diferentes

San Francisco

Su proyecto, ahora en vía muerta, es el más perjudicado por la retirada de Earthlink. Su modelo pretendía que los más pudientes sufragaran el acceso a los menos favorecidos.

San Sebastián
Hoy, las playas de Zurriola, La Concha y Ondarreta, además de varios jardines, tienen cobertura. A largo plazo, y si la CMT no lo impide, quieren dar WiFi a todos los donostiarras.

París
Más de 100 parques públicos, bibliotecas, juntas de distrito, clubes sociales y museos tienen WiFi gratuito desde octubre. Son unos 400 puntos de acceso en total.