Lunes, 8 de Octubre de 2007

La NASA tiene sucias sus salas limpias

Multitud de microbios diferentes pueblan habitaciones esterilizadas que la agencia del espacio de EEUU emplea para evitar que sus sondas contaminen otros planetas con organismos terrestres

DANIEL MEDIAVILLA ·08/10/2007 - 00:00h

Una sala limpia de la NASA en Glenn, Ohio. NASA

Para evitar contaminar otros planetas con microbios o polvo terrestres, la NASA monta sus naves espaciales en lo que se conoce como Habitaciones Limpias . En estas salas, aisladas del exterior, el aire se filtra continuamente, y el interior se limpia de forma sistemática y exhaustiva. Sin embargo, según un reciente estudio y pese a los esfuerzos realizados, una sorprendente diversidad bacteriana se ha encontrado en al menos tres de las llamadas habitaciones limpias de la agencia estadounidense del espacio.

Hasta ahora, el sistema más empleado para detectar presencia bacteriana consistía en tomar muestras de las salas y cultivarlas en un laboratorio. El problema de este método es que sólo se pueden realizar cultivos con un 1% de las bacterias.  En este nuevo estudio, dirigido por Kasthuri Venkateswaran en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena (California), se ha empleado una técnica con la que es posible encontrar restos de material genético de todos los microorganismos, incluidos los que no se pueden cultivar en laboratorio.

Los resultados fueron impresionantes y aplican una capa de ironía sobre el nombre de las habitaciones limpias. En ellas se encontraron restos de cerca de 100 tipos distintos de bacteria, la mitad de ellos, desconocidos para la ciencia. Allí estaban, —o al menos habían estado— junto a bacterias comunes como los estafilococos que los humanos portan en la piel, microbios extremófilos capaces de resistir a los productos de limpieza empleados en las habitaciones limpias.

Podrían ser sólo cadáveres

Detectar a estos polizones biológicos del espacio a través del ADN tiene ventajas, pero también inconvenientes. Venkateswaran lo explica: “No sabemos si estas bacterias están vivas o muertas, esto no se puede afirmar sólo con la huella del ADN”.

Es posible que las bacterias entrasen en las habitaciones limpias, pereciesen después durante la esterilización y los vestigios genéticos hallados sean sólo restos mortales. Sin embargo, en estudios anteriores, el mismo equipo obtuvo evidencias en cultivos de laboratorio de que al menos algunas de las bacterias halladas en los entornos esterilizados permanecían vivas. Estas investigaciones permitirán mejorar los métodos de esterilización, al identificar los microbios contra los que se han de dirigir los métodos de limpieza.

Durante años, gérmenes de diversa ralea han demostrado su habilidad para aprovechar las empresas humanas de exploración y abrirse paso en lugares a los que aún no habían llegado. Es paradigmática la escabechina que virus como el de la viruela causaron entre los pueblos que habitaban América antes de la llegada de los españoles.

Ahora, cuando la comprensión de los seres microscópicos es muy superior y las aventuras de descubrimiento han llevado a la humanidad a tierras mucho más lejanas y ajenas, los nuevos conquistadores creían haber solucionado el problema de los polizontes biológicos. Pero a raíz del estudio puede pensarse que son más hábiles de lo que se creía.

Noticias Relacionadas