Archivo de Público
Martes, 3 de Marzo de 2009

Estudio revela posibles causas de la esquizofrenia

Reuters ·03/03/2009 - 14:08h

Por Michael Kahn

Un grupo de científicos informó el martes que identificó varios genes que funcionan de manera diferente en los cerebros de las personas con esquizofrenia, un hallazgo que podría puntualizar la investigación sobre nuevos medicamentos para tratar la condición.

Muchos de los 49 genes hallados en las muestras cerebrales donadas por personas con esquizofrenia estaban involucrados en el control de la forma en que las células "hablan" unas con otras, lo que sugiere que un problema de comunicación entre ellas podría provocar la condición, indicó el equipo.

"Estamos acercándonos a ver qué anda mal en la esquizofrenia y esto nos dice específicamente a qué apuntar con el tratamiento farmacológico", dijo durante una entrevista telefónica Jackie de Belleroche, del Imperial College de Londres, quien dirigió el estudio.

"El primer paso para mejorar los tratamientos para la esquizofrenia es comprender realmente qué está sucediendo, encontrar qué genes están involucrados y descubrir qué están haciendo", añadió la experta.

La esquizofrenia, caracterizada por alucinaciones, delirios y pensamientos desordenados, es mucho más común en los hombres que en las mujeres y suele diagnosticarse en la adolescencia tardía o en la adultez temprana. Se estima que la condición afecta a una de cada 100 personas.

FARMACOS ANTIPSICOTICOS

Mientras que los medicamentos antipsicóticos como Seroquel de AstraZeneca y Zyprexa de Eli Lilly and Co pueden ayudar, no curan la enfermedad mental y pueden causar efectos colaterales incómodos, como el aumento de peso peligroso.

Una investigación indica que la condición se produce cuando el cerebro genera demasiada cantidad de un químico llamado dopamina, mientras que otra teoría señala que es la cubierta de las células nerviosas la que está dañada en las personas con esquizofrenia, indicaron De Belleroche y sus colegas.

El equipo del Imperial College de Londres y de GlaxoSmithKline Plc analizó el tejido cerebral donado por 23 personas saludables y 28 hombres y mujeres con esquizofrenia. Luego, los expertos compararon las muestras con un grupo similar en Estados Unidos.

Esto reveló que 49 genes funcionaban de manera diferente en las muestras de las personas con esquizofrenia, lo que sugiere que una serie de anormalidades en la forma en que las células se comunican unas con otras está involucrada en la enfermedad, según los autores.

Los resultados también podrían conducir a nuevas formas de ayudar a los médicos a diagnosticar la esquizofrenia antes, en lugar de esperar a que cambie la conducta del paciente, como análisis de sangre de ciertos indicadores o controles cerebrales más específicos, añadió De Belleroche.

"La mayoría de los pacientes son diagnosticados en la adolescencia o en la juventud temprana, pero si (la esquizofrenia) pudiese detectarse antes, podría tratarse de forma más eficiente y los pacientes podrían tener una mejor calidad de vida", señaló la autora.