Archivo de Público
Lunes, 2 de Marzo de 2009

El estrés emocional elevaría riesgo de caídas en adultos mayores

Reuters ·02/03/2009 - 17:40h

Por Amy Norton

Mientras que la fragilidad física aumenta el riesgo de sufrir caídas y fracturas óseas en los adultos mayores, el estrés emocional puede ser un disparador inmediato de alguno de esos accidentes.

Un estudio realizado por un equipo de investigadores suecos sobre adultos mayores hospitalizados por fractura de cadera tras una caída reveló que las probabilidades de los pacientes de sufrir una caída aumentaban hasta una hora después de padecer una experiencia emocionalmente traumática.

Ese riesgo aumentaba 12 veces luego de un ataque de ira y hasta 20 veces tras un incidente estresante. En tanto, la tristeza estaba asociada con casi seis veces más riesgo de sufrir una fractura por caída, publicó el equipo en BMC Geriatrics.

El estudio no explica por qué el estrés emocional favorece las caídas. Una opción es que distrae la atención que los adultos mayores deben prestarle a la postura y el equilibrio, precisó el equipo dirigido por la doctora Jette Moller, del Instituto Karolinska, en Estocolmo.

El estrés interferiría también con la concentración visual, otra clave para mantener el equilibrio y prevenir una caída.

"Sería bueno que los adultos mayores sepan que el estrés emocional puede interferir en el nivel de atención al caminar, estar parados o cambiar la postura", dijo Moller a Reuters Health.

Si bien el estrés emocional no podría evitarse, indicó la investigadora, las personas pueden modificar cómo responden a él. Cuando las emociones son muy intensas, Moller sugirió que los adultos mayores deberían sentarse hasta que pasa el estrés.

Eso, según los autores, sería muy importante para las personas con alto riesgo de sufrir caídas por problemas físicos o baja visión.

El estudio incluyó a 137 pacientes mayores de 65 años tratados en uno de dos hospitales por una fractura tras sufrir una caída. Enfermeras entrevistaron a cada paciente sobre la lesión y sus actividades durante los dos días previos al accidente.

También se les preguntó si y cuándo habían sentido enojo, tristeza, ansiedad, preocupación o estrés en ese momento.

Mientras que la mayoría de los pacientes no mencionó haber sufrido estrés emocional alguno inmediatamente antes de las caídas, situaciones de enojo, estrés o tristeza parecieron precipitarlas en una reducida cantidad de pacientes.

Este sería el primer estudio que identifica una relación entre el estrés emocional y las caídas, indicaron los autores, para quienes se necesitan más estudios para confirmarla y descubrir los motivos de esa asociación.

FUENTE: BMC Geriatrics, online 9 de febrero del 2009