Archivo de Público
Domingo, 1 de Marzo de 2009

Polonia niega que necesite una ayuda especial por ser un país del este de UE

EFE ·01/03/2009 - 18:17h

EFE - De izquierda a derecha, delante, el presidente del Parlamento Europeo, Hans Gert Pottering; el primer ministro sueco, Frederik Reinfeldt; el primer ministro belga, Herman Van Rompuy, y el primer ministro polaco, Donal Tusk; y de izquierda a derecha, detrás, el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende; el primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, y el primer ministro letón, Ivars Godmanis, durante el posado para la foto de familia de la reunión informal de líderes de la Unión Europea (UE) en Bruselas, Bélgica.

Polonia se presentó hoy como una de las economías más fuertes del este de Europa y dijo no necesitar ayuda especial para superar la crisis financiera frente al resto de países de la UE que también se han visto afectados.

"Algunos países del oeste tienen una situación más difícil que los del este", recalcó el primer ministro polaco, Donald Tusk, al término de la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno que se celebró hoy en Bruselas y, en este sentido, negó que existiese un "fenómeno negativo de los nuevos miembros".

Polonia considera necesario un estudio separado para cada país de la UE a fin de determinar su situación y los métodos que deben ser empleados, todo ello bajo una visión única basada en el derecho comunitario.

Tusk no quiso ser tan explicito como el ministro de Asuntos Europeos de Polonia, Mikolaj Dowgielewicz, con respecto al plan húngaro para destinar entre 160.000 y 190.000 millones de euros a los países del centro y este de Europa para ayudarles a superar la crisis financiera.

Si bien Dowgielewicz se mostró claramente en contra de esta idea, el primer ministro se limitó a decir que la cuestión no había sido discutida y que eso no significa que se haya descartado o que no vayan a estudiar la propuesta.

Lo que sí dejo claro es que las cifras mencionadas por Hungría le parecían "muy altas" y que esto había despertado la inquietud de algunos países de la UE.

Polonia pidió a sus socios comunitarios, por otro lado, que resistan la tentación del proteccionismo y hagan todo lo posible por asegurar la estabilidad de los mercados de divisas en beneficio de los consumidores europeos.

"El proteccionismo no es un remedio", consideró Tusk, ya que "si se deterioran las relaciones entre la UE y otros países, se acabará perjudicando a los consumidores europeos".

Asimismo, hizo hincapié en que la UE tiene que lograr no incrementar el endeudamiento y el déficit, puesto que "un déficit mayor hoy significa mas impuestos mañana".

El primer ministro apeló además al cumplimiento de los tratados comunitarios y a la protección de las libertades económicas, algo que consideró fundamental en especial en tiempos de crisis.

El ministro de Finanzas, Jan Vincent-Rostowski, dijo que la UE necesita asegurarse de tener unas finanzas públicas sanas y sin endeudamiento e insistió en que en toda la UE hay países más y menos fuertes y que Polonia es "una de las economías más fuertes de su región".