Archivo de Público
Viernes, 23 de Noviembre de 2007

Condena de seis meses al neonazi que fundó el Ejército Rojo

Seis meses de prisión sin fianza por hacer el saludo hitleriano

GUILLEM SANS MORA ·23/11/2007 - 22:03h

El abogado alemán Horst Mahler, cofundador en los años setenta del grupo terrorista de extrema izquierda Fracción del Ejército Rojo (RAF) y abogado en los noventa del neonazi Partido Nacional Democrático (NPD), fue condenado ayer a seis meses de prisión sin fianza por hacer el saludo hitleriano cuando ingresó en la cárcel por otro delito hace un año.

Un tribunal de Cottbus consideró probado que Mahler, de 71 años, levantó el brazo y gritó "Heil!" al grupo de 35 neonazis que había acudido a despedirle cuando se disponía a entrar en la cárcel de esa ciudad del este alemán en noviembre de 2006. Así lo reconoció el propio Mahler, al que se le retiró su licencia de abogado por reiteradas expresiones ultraderechistas.

Mahler ha sido condenado seis veces, dos de ellas por delitos relacionados con su pertenencia a la RAF y otras por negar el Holocausto, algo que está prohibido en Alemania para preservar la dignidad de las víctimas. Otro tribunal, en Potsdam, tiene varias demandas pendientes contra Mahler por incitación al odio racial.

"¡Heil Hitler, señor Friedmann!"

El último episodio de la carrera de escándalos de Mahler se produjo el pasado octubre, cuando el periodista Michel Friedmann, ex presidente del Consejo Central de los Judíos en Alemania, le entrevistó para la edición germana de la revista Vanity Fair. Cuando entrevistador y entrevistado se encontraron en un hotel de Múnich, Mahler saludó al primero diciéndole: "¡Heil Hitler, señor Friedmann!". A Friedmann no le quedó más remedio que denunciarle.

La entrevista, sin embargo, se publicó. En ella,

Mahler vuelve a negar el Holocausto y se explaya en lugares comunes del antisemitismo más esotérico. El historiador Arno Lustiger, superviviente de Auschwitz, ha demandado a Vanity Fair. Friedmann aludió a su "responsabilidad periodística" para justificar su publicación, con la que pretendió "desenmascarar" lo grotesco del pensamiento neonazi.