Archivo de Público
Viernes, 23 de Noviembre de 2007

"Señor fiscal general: ¿qué pasa en La Línea?"

José Carrión, el policía local en excedencia que en 2006 denunció por presunta corrupción urbanística el llamado 'caso Roseworld' se queja del lento avance de la Justicia en Algeciras

ALICIA GUTIÉRREZ ·23/11/2007 - 21:58h

"Veo por televisión la entrada de funcionarios de la Guardia Civil en el Ayuntamiento de Madrid y la detención de funcionarios, y sin embargo aquí no pasa nada".

Ese aquí es La Línea de la Concepción, en la frontera con Gibraltar. Y quien lo escribe en una carta de queja remitida ayer al fiscal general es José Carrión, el policía local en excedencia que en 2006 denunció por presunta corrupción urbanística el llamado caso Roseworld, que ya ha costado la retirada del pasaporte al alcalde de ese municipio gaditano, Juan Carlos Juárez, y el bloqueo de cuentas al ahora ex edil de Urbanismo, Carlos Ruiz Calama, que dimitió hace diez días. Ambos militan en el PP. Y ambos proceden del GIL.

Convertido en martillo de Juárez y con tres expedientes disciplinarios a sus espaldas luego anulados por los tribunales, Carrión mantiene otras tres denuncias por las que han sido imputados Juárez y otros miembros de su equipo. En 2003, su casa fue tiroteada: en la fachada quedaron 36 impactos de bala. La Policía nunca halló a los culpables.

Esas tres denuncias atascadas se interpusieron entre 2001 y 2002. En relación a una de ellas, formulada en 2001 por la presunta contratación ilegal de 140 empleados municipales tras la llegada de Juárez a la alcaldía en 1999, el Consejo General del Poder Judicial ya pidió el pasado 18 de octubre a la Fiscalía General la adopción de las "medidas necesarias" para agilizar las diligencias. Ayer, Carrión seguía sin conocer la calificación del fiscal, que debía haberse producido en febrero. Juárez está imputado.

Otra denuncia, formulada en 2002, aborda la supuesta desaparición de 20 millones de las antiguas pesetas "en dinero cobrado de multas por policías locales y que no ingresaban en las arcas municipales". Manuel Aguilera, entonces edil de Seguridad y hoy concejal de Urbanismo tras la dimisión de Calama, está imputado.

"Tras años de instrucción y denuncias por dilaciones indebidas -escribe Carrión sobre este asunto- el caso duerme el sueño de los justos porque la Fiscalía de Algeciras no se pronuncia sobre un recurso al auto de procedimiento abreviado".

La última denuncia, pendiente también desde 2001, trata sobre el presunto destrozo de un coche a manos de dos cargos policiales. Aguilera repite como imputado junto con los dos policías.

"Fiscalía de Algeciras, vale ya" 

Este periódico no pudo localizar al fiscal jefe de Algeciras, Juan Cisneros, hijo del recientemente fallecido dirigente del PP Gabriel Cisneros, uno de los padres de la Constitución. "Fiscalía de Algeciras, vale ya", fue la consigna de Carrión en la rueda de prensa donde ayer presentó la carta al fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido.

En su misiva, Carrión incluye en el memorial de quejas el caso Roseworld. Pero lo cierto es que ése es el único que en sólo un año -la denuncia se presentó en 2006- ha registrado avances visibles. Aquí es la fiscal anticorrupción de Cádiz, Virginia Alonso, quien lleva la batuta del ministerio público.