Archivo de Público
Viernes, 23 de Noviembre de 2007

ETA se jacta de la división entre el PSOE y el PP

Alcaraz, presidente de la AVT, arrastra al partido de Rajoy a protestar de nuevo contra la política antiterrorista del Gobierno

FERNANDO GAREA ·23/11/2007 - 20:21h

"La escenificación de la crisis del Estado y sus contrasentidos se escenifica en la imagen de confrontación que han mantenido el PP y el PSOE. Cada uno defiende una configuración del Estado y un proceso de reforma totalmente opuesto. En este contexto, ni siquiera han sido capaces de consensuar un Pacto Antiterrorista".

Este párrafo está incluido en la página 23 del "Análisis de la situación política" que ETA hace en su último boletín interno o Zutabe, el número 112, dentro de un apartado titulado "Los contrasentidos del Estado español". El párrafo le sirve a la organización terrorista para jactarse de la manera en la que los dos grandes partidos se han enfrentado en la última legislatura sobre este asunto y las facilidades que le da esa división para su estrategia.

Contra el proceso de paz

En toda la legislatura, el PP, apoyando a la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), ha salido a la calle seis veces contra la política antiterrorista del Gobierno y volverá a hacerlo hoy de nuevo. Las otras veces el motivo de la protesta fue la oposición al llamado proceso de paz y, ahora, una vez que se ha roto el diálogo con ETA, que los dirigentes de Batasuna están en la cárcel y se incrementa la presión policial y judicial, la AVT vuelve a la calle contra el Gobierno.

El lema es "Por un futuro en libertad. Juntos, derrotemos a ETA" y cuenta con el respaldo del PP y de otros grupos políticos, incluidos algunos de extrema derecha como Falange. También estará el partido de Rosa Díez, Unión Progreso y Democracia (UPD).

La protesta fue convocada el 16 de octubre y se hace bajo el paraguas de un comunicado que arremete contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero casi en cada uno de sus párrafos. Omite declaraciones posteriores del presidente del Gobierno en las que excluía la posibilidad de dialogar con ETA.

El comunicado recoge dos de las reivindicaciones del PP en su estrategia de oposición sobre terrorismo: la ilegalización de ANV y la derogación de la moción del Congreso que abrió la puerta del diálogo.

A diferencia de las otras manifestaciones, el PP acude esta vez arrastrado por la asociación que preside Francisco José Alcaraz, porque la convocatoria cambia el paso de la estrategia política del partido. La cúpula del PP quería centrar su posición hasta las elecciones y situar en la prioridad del debate otros asuntos como la economía o la política territorial.

La propia encuesta del CIS, según recuerda un dirigente del PP, reduce la preocupación sobre el terrorismo y, por el contrario, muestra la preocupación ciudadana sobre la microeconomía.

Según admite un dirigente del PP, después de alimentar a Alcaraz durante toda la legislatura, ahora se convierte en un incontrolado, autónomo que arrastra al partido por la dificultad de oponerse a las víctimas.

El propio Luis Herrero, eurodiputado del PP, admitió ayer en TVE que la manifestación no es "oportuna" para su partido, desde el punto de vista "estrictamente político". No obstante, manifestó que esto demuestra que la asociación tiene "sus propios mecanismos de decisión y su propia autonomía".

Entre los que no eran partidarios de respaldar la protesta de hoy y los entusiastas de mantener vivo el asunto, Rajoy ha optado por no tomar ninguna decisión comprometida y quedarse en medio. Por un lado hace que el PP colabore con autocares a la asistencia a la marcha, pero por otro incumple su compromiso de acudir a todas las protestas de víctimas del terrorismo.

Llamamiento de Rajoy

Por un lado, el líder del PP hizo ayer un llamamiento a los ciudadanos para que acudan a la protesta, pero por otro evita la foto con Alcaraz. La excusa de Rajoy es la presencia en dos actos preelectorales en Almería, aunque su intervención terminará a mediodía, con tiempo suficiente de estar a media tarde en Madrid.

La representación del PP la encabezarán Acebes, Eduardo Zaplana, Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre, entre otros. No estará tampoco el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, reconocido partidario de mantener una estrategia distinta.

Tampoco estará el ex presidente José María Aznar, que es víctima del terrorismo y que ha acudido a otras manifestaciones durante la legislatura. Estará en Estados Unidos.