Archivo de Público
Viernes, 23 de Noviembre de 2007

Sólo el 8% de ex fumadores lo ha dejado por la Ley Antitabaco

La exposición ambiental al humo de tabaco baja un 58% en el trabajo y un 50% en colegios gracias a la ley, según un informe.

AGENCIAS ·23/11/2007 - 19:35h

Alrededor de 1,2 millones de españoles mayores de 13 años dejaron de fumar tras la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, en enero de 2006, aunque sólo un 8%, más de 95.000 personas, tomó la decisión influida por la introducción de esta normativa.

Esta es una de las conclusiones del estudio de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) sobre el tabaquismo tanto activo como pasivo entre 2005 y 2007 presentado hoy.

Del total de ex fumadores actuales, 6.583.393 personas, el 19% (cerca de 1.200.000 personas) lo es desde la entrada en vigor de la ley el 1 de enero de 2006, si bien menos de la mitad de ellos asegura que en su decisión influyó la nueva normativa.

El informe revela que el 65,9% de la población no fuma en la actualidad, 4,7 puntos porcentuales más con respecto al informe de 2005 y antes de la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, gracias "a que menos jóvenes se han incorporado al consumo de tabaco", según Separ.vo es la tercera causa.

Aire más limpio

El estudio también analiza el impacto del tabaquismo pasivo antes y después de la entrada en vigor de la Ley, y destaca que la exposición ambiental al humo de tabaco bajó un 58% en el trabajo y un 50% en colegios.

Los peores datos se registraron en lugares de ocio y hogares, donde la exposición bajo sólo un 16% y un 38% respectivamente de los fumadores intentan dejarlo sin ayuda médico-sanitaria.






Epi, Blas y los demás (depravados)
Se reeditan en DVD, “solo para adultos”,  los primeros episodios de Barrio Sésamo
Gracias a su redición en DVD, los nostálgicos pueden disfrutar de los primeras dos temporadas de la mítica serie Barrio Sésamo. Pero si han pensado compartirlo con sus hijos, antes lean la letra pequeña de la tapa: “Los primeros episodios de ‘Sesame Street’ son para mayores y podrían no ser adecuados para los preescolares de hoy”.
Parece que el motivo es que los pequeños de hoy, educados con dibujos de Disney edulcorados, no entenderían el comportamiento políticamente incorrecto de algunos de los personajes.
¿Y qué hacían?  Pues Epi y Blas compartían un apartamento algo destartalado, el monstruo de las galletas iba camino de la diabetes por su incontención y salían escenas tan poco educativas como la de un episodio de 1969: una pequeña e inocente niñita (Sally) haciendo amistad con un extraño que le coge de la mano y la lleva a casa. Aunque solo quería presentarle a su mujer e invitarle a galletas… “podría haber querido cualquier cosa”, cita le New York Times entre otros ejemplos desternillantes.
Puestos en ese contexto, se podría reprochar a la rana Gustavo, el reportero dicharachero de Barrio Sésamo, que no fuese demasiado estricto en la búsqueda de fuentes fiables para sus informaciones. De hecho, se dedicaba a reventar sistemáticamente los finales de los cuentos de hadas.
Todo esto que suena a broma, no lo es: Carol-Lynn Parente , productora ejecutiva de la serie, explica a The New York Times el “modelo equivocado” de comportamiento del Monstruo de las Galletas, sin duda el peor de todos. En la parodia ‘Monsterpiece Theather’ fumaba en pipa y después se la comía, “por lo que se rehicieron las escenas sin pipa y finalmente las eliminaron todas”.
También vuelan por Internet rumores sobre la homosexualidad de Epi y Blas o el consumo de estupefacientes de la gallina Caponata. Si sigue la paronia, al final se hará realidad las sospechas de la web “Bert is Evil”, que desde los hace ya mucho situaba a Blas en la escena del asesinato de Kennedy, como colega de Hitler o militando en el Ku Kux Klan.