Archivo de Público
Viernes, 23 de Noviembre de 2007

Marion Jones, suspendida y sin medallas

La Federación Internacional de Atletismo anula sus victorias de los últimos ocho años y la suspende hasta 2009

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·23/11/2007 - 17:49h

AFP PHOTO/DON EMMERT - Marion Jones.

El Consejo de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) reunido en Mónaco, ha decidido imponer una sanción de dos años a la ya ex atleta estadounidense Marion Jones, tras haber admitido que se había dopado con sustancias prohibidas para obtener mejores resultados, y de paso ha anulado todos sus resultados desde septiembre de 2000.

Según ha comunicado hoy la IAAF: "Considerando que Marion Jones reconoció haber utilizado la sustancia prohibida el limpiador a partir del 1 de septiembre de 2000, el Consejo de la IAFF dictamina una suspensión de dos años efectiva desde el 8 de octubre de 2007 hasta el 7 de octubre de 2009".

La suspensión parece innecesaria después de que la norteamericana, de 32 años, anunciara el 5 de octubre su retirada al admitir entre lágrimas que se había dopado.

La Federación internacional, así mismo la descalifica de todas las competiciones en las que participó a partir del 1 de septiembre de 2000, anula todos los resultados individuales a partir de esa fecha, así como los de los relevos estadounidenses en los que participó Jones desde dicho día.

También decidió que se la confisca y debe restituir los premios en metálico y recompensas obtenidos en las competiciones desde entonces.

Revisión de los últimos ocho años

"Por otra parte, el Consejo de la IAFF recomienda a la Comisión Ejecutiva del COI que descalifique a Marion Jones y a los relevos femeninos 4x100 metros y 4x400 metros de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Sydney en 2000, ordenando la devolución de las medallas y los diplomas", añadie el comunicado.

Marion Jones, según informó el 8 de octubre su abogado, Henry DePippo, ya entregó las cinco medallas ganadas en los Juegos austraianos, aunque sin especificar, ni cuando ni a quién se las había dado.

La admisión de Jones y su relación con el escándalo de dopaje de los Laboratorios BALCO, de San Francisco, generaron una gran incertidumbre sobre lo que puede pasar a la hora de revisar los resultados de los últimos ocho años de competiciones internacionales.

Las medallas olímpicas que Marion Jones tuvo que devolver fueron las tres de oro que consiguió en los 100, 200 y 4x400 metros relevos; mientras que las de bronce fueron las de relevos 4x100 metros y salto de longitud.

El presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos, Peter Ueberroth, fue el encargado de llamar inmediatamente a Jones para que ella misma hiciese la entrega de las medallas.
Ueberroth, que califico de un gran "deshonor" la herencia que Jones contraía por sus acciones, también ha pedido perdón en cartas enviadas ya a todos los comités olímpicos nacionales, y en especial al de Australia.

También los otros corredores 

El máximo dirigente del USOC también dijo que era partidario que las atletas que participaron con Jones en las pruebas de relevos devolviesen sus respectivas medallas.
Jones consumió el esteroide sintético THG, conocido como el limpiador, entre septiembre de 2000 y julio de 2001, y producido en los laboratorios de la Bay Area Laboratory Cooperative (BALCO) de San Francisco.

"En septiembre de 2000, antes de los Juegos Olímpicos de Sydney, (el jamaiquino Trevor) Graham -su ex entrenador- comenzó a abastecerme de una sustancia que me dijo ser una semilla de lino. Tomé esta sustancia hasta julio de 2001", explicó Jones al juez durante la audiencia del pasado viernes cuando se declaró culpable.

Jones también admitió que a partir de noviembre del 2003 se dio cuenta que lo que había estado tomando eran productos dopantes.