Archivo de Público
Viernes, 20 de Febrero de 2009

Trillo tilda a Bermejo de "disfrutón de la política"

Atribuye al "ex socialista" Garzón la "cacería" contra el PP

PÚBLICO.ES / EUROPA PRESS ·20/02/2009 - 07:37h

EFE - Federico Trillo.

El portavoz de Justicia y Libertades Públicas del PP, Federico Trillo, ha acusado esta noche al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, de ser un "disfrutón de la política", tras culparle de la huelga de los jueces y criticar una cacería con el juez Baltasar Garzón.

Además, recordó el pasado socialista del magistrado, a quien ve como responsable de la "cacería política" emprendida contra los conservadores por el caso Gürtel.

En declaraciones a la COPE, Trillo ha insistido en que el PP "no acepta de ninguna manera" que el juez Garzón instruya el caso sobre la supuesta trama de corrupción en las que están implicado varios cargos conservadores ni que Bermejo "siga siendo el ministro".

Escritos devueltos

El ex ministro de Defensa criticó que el juez Garzón haya "devuelto los escritos presentados por el PP sin leerlos", y volvió a insistir en la necesidad de que se aparte de la instrucción del caso Gürtel.

"Trillo denunció un delito continuado de filtración de sumario" 

Además, señaló un "delito continuado de filtración de sumario" en el juzgado que dirige el magistrado, lo que justificaría para Trillo la pérdida de confianza del PP en dicho juez.

Además, según Trillo, la "altanería" de Bermejo fue la causante de la huelga de los jueces, quienes reclaman mejoras de la administración de justicia que el PP "comparte desde la 'a' a la 'z".

Carteles municipales

El portavoz conservador criticó que Bermejo haya ofrecido a los jueces sólo 20 millones de euros, "la mitad de lo que el presidente Zapatero ha presupuestado en carteles para su plan municipal".

Por último, Trillo lamentó los "ocho sistemas incompatibles entre sí" existentes en la administración de justicia, dependiendo de cada comunidad autónoma.

"Ese es el caso Mari Luz", señaló en referencia a la muerte de la niña onubense que desató la polémica en torno al cumplimiento de las penas, "un juez andaluz no tiene un teclado que le permita saber si un delincuente tiene otros casos pendientes".