Archivo de Público
Martes, 17 de Febrero de 2009

M. Ward, la voz del millón de dólares del rock actual

Admirado por Norah Jones y Noel Gallagher, el músico publica hoy un disco inmenso: Hold time

JESÚS MIGUEL MARCOS ·17/02/2009 - 08:00h

Autumn De Wilde - Parece que no ha roto un plato, pero M. Ward es el secreto mejor guardado del rock americano.

M. Ward es como un coche de lujo. En la página web de un concesionario, dicen sobre uno de sus más preciados modelos: "Un diseño que cautiva por su fuerza y estilo, conciliado con la tecnología más avanzada, lo convierten no sólo en un automóvil extraordinario, sino también en un hito en el mundo de la automoción".

De nuestro protagonista podríamos decir, sin equivocarnos, lo siguiente: "Una voz que cautiva por su fuerza y estilo, conciliada con un sonido avanzado, lo convierten no sólo en un cantante extraordinario, sino en un hito en el mundo del rock". ¿Han visto? Matt Ward la M. es de Matt es como un coche de lujo.

¿Y a quién no le gusta conducir un coche de lujo? Eso mismo pensaron Norah Jones, Lucinda Williams o la emergente estrella de Hollywood Zooey Deschanel, que han colaborado con Matt Ward en los últimos dos años. Hasta Noel Gallagher, artista bastante reacio a reconocer el talento ajeno, le ha lanzado algún que otro piropo. Ward cotiza al alza y a buen seguro que sus acciones seguirán subiendo a partir de hoy mismo, fecha de lanzamiento de Hold time, su majestuoso sexto álbum.

Un trozo de belleza

Sí, majestuoso. Y bello. Hold time es como un ancho río dorado atravesando plácidamente la selva. Ward, desde su domicilio en Portland (EEUU), revela lo que significa para él este álbum: "Lo veo como un nuevo paso en mi viaje musical, con nuevas ideas. Se trata de crear algo que nace de mí, algo que perdure en el tiempo y que, con suerte, significará algo para un extraño que lo escuche en el futuro".

Tras formar parte de un trío llamado Rodriguez en los noventa, Ward grabó su primer disco en solitario a finales de esa década. Fue en ese momento cuando cambió su vocación, porque hasta entonces era maestro. "Fui profesor de literatura durante unos años. Adoro la lectura, pero mi principal influencia son los discos antiguos", recalca Ward.

La radio del abuelo

Es importante esto que dice de los discos antiguos, porque su voz suena exactamente como si saliera de un viejo vinilo o una radio vetusta y medio rota. Esa voz de textura aterciopelada, paladeada hasta la última sílaba e interpretada con una sensualidad desbordante, es uno de sus grandes hallazgos. El otro: el meticuloso trabajo de producción y arreglos con el que mima sus discos, mirando de tú a tú a las mejores obras de orfebrería de Wilco.

Su nuevo disco está pulido como un diamante. "En Post-war [su álbum anterior] incluí arreglos de cuerda y en Hold time quería desarrollarlos más. Pero tampoco quería que hubiera un exceso de cuerdas y grandes instrumentos. Quería conseguir un balance con nuestro sonido, más íntimo, de guitarras baratas y teclados pequeños. Es algo que no he escuchado en otros discos", subraya Ward.

Otro de sus secretos: sonar radicalmente actual con canciones que en su esqueleto son viejas. El surf-rock de To save me, el blues-rock de Rave on o el country-rock de Never had nobody like you se revitalizan gracias a esa precisa distorsión de guitarras, una batería programada o un cambio de acorde inesperado.

El tiempo, ya lo revela el título, es una de las grandes preocupaciones del artista: "Hay una conexión entre la música y la fotografía y el cine. La música tiene esa asombrosa capacidad de capturar el tiempo. Hay una relación entre la música y la espiritualidad que no comprendo totalmente, pero es un lugar al que llega la música".

Mano a mano con Lucinda

Uno de los momentos más emocionantes del disco es su dueto con la cantautora Lucinda Williams en Oh lonesome me. "Mi voz pega muy bien con instrumentos agudos, como por ejemplo la voz de una mujer. Ha sido un privilegio cantar con ella", dice el músico.

Ward avanza que girará por España en primavera, aunque no concreta fechas ni ciudades. ¿QUizás vendrá a algún festival? "No, mi idea es hacer una gira propia", concluye.

 

Tres apuntes que valen más que mil palabras

Un grupo paralelo

She & him es el proyecto que comparte con la actriz Zooey Deschanel (que también hace coros en Hold time). El año pasado publicaron su primer disco, Volume one. Ward ejerce de guitarrista, productor y arreglista.

Un colaborador

Ha participado en varias grabaciones de Bright Eyes, el proyecto principal de Conor Oberst. Ward fue guitarrista de su banda en la gira Vote for change, junto a Springsteen y R.E.M.

Una gira

La que realizó junto a Norah Jones en la primavera de 2007 (tocaron en Barcelona y Vitoria). La cantante le invitó a cantar un tema en su álbum Not too late.