Archivo de Público
Lunes, 16 de Febrero de 2009

Chávez recibe un "sí", pero se consolida una oposición en busca de liderazgo

EFE ·16/02/2009 - 17:50h

EFE - "Perdimos uno de los pilares fundamentales de la democracia venezolana, la alternancia del poder, y obtuvimos que los cogollos de poder sigan mandando", afirmó el dirigente del opositor Comando de Angostura Carlos Vecchio.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, recibió un "sí" para poder ser candidato en 2012 en un referendo cuyo resultado muestra, no obstante, que aumenta la oposición a su opción política entre electores en busca de liderazgo.

En opinión de varios analistas, la consulta popular del domingo sobre la reelección ilimitada es una clara victoria del presidente a su propuesta de enmienda, con un 54,36 por ciento de votos, pero las urnas arrojaron también un incremento de quienes están en contra del proyecto que él impulsa, que se situó en un 45,63 por ciento.

Ese aumento de quienes le dijeron "no" a Chávez no coincide, sin embargo, con los niveles de aprobación de los partidos y líderes de la oposición venezolana, bastante inferior, por lo que, según el analista Carlos Romero, "no hay correlación" entre ambas situaciones.

La oposición debe "buscar una bandera", declaró a Efe Romero, según el cual "falta una figura de 'tú a tú' con Chávez, en el polarizado escenario político venezolano.

El politólogo consideró que el triunfo de la opción del "sí", que Chávez celebró como una "gran victoria del pueblo y de la revolución", se benefició de un cuadro favorable al presidente, en el que se juntan el apoyo popular que tiene, el leve impacto, hasta ahora, de la crisis en el país y su "ventajismo" en el proceso.

"A pesar de todo ello" y de la poca implicación, según dijo, de los dirigentes opositores en la movilización del electorado a favor del "no", la oposición al proyecto logró superar la cifra de 5 millones de votantes, mientras el oficialismo no alcanzó los 7 millones que esperaba Chávez.

Romero comentó que los líderes opositores "dejaron el muerto" en manos de los estudiantes contrarios al "chavismo" en esta contienda y parte de esta oposición nacional "no se activó" en la campaña.

Según el analista, el bando opositor venezolano debe darse "una dirección política" para enfrentar a Chávez en futuras batallas electorales, como las elecciones de concejales municipales que deben celebrarse este año o las legislativas, previstas en 2010.

Actualmente, ninguno de los dirigentes "le llega a los tacones" a Chávez en popularidad, según Romero, quien también advirtió que el escenario del que se ha beneficiado ahora el presidente puede no ser el mismo en unos meses, dependiendo de las consecuencias de la crisis y de cómo sepa administrar la oposición la situación.

Tanto Romero, como el analista Luis Vicente León, coincidieron en decir que "la mitad del país" rechaza la opción política de Chávez, aunque sea alto su nivel de popularidad personal, y que hubo un manifiesto exceso de "ventajismo" en el proceso electoral que le dio la victoria al presidente.

Criticaron un sistema "sesgado" y el abuso, por parte del oficialismo, de recursos del Estado para su campaña electoral.

Ambos también, sin embargo, insistieron en la necesidad de que la oposición debe ofrecer otra perspectiva al país para poder medirse con el mandatario venezolano, que ha cumplido este mes una década en el poder.

"Deben tener una propuesta creativa para que puedan luchar" contra la opción del presidente, señaló a Efe León, director de la encuestadora Datanálisis, una de las que pronosticó la victoria del "sí" en el referendo.

El analista subrayó el problema de "liderazgo" en el seno de la oposición nacional venezolana y destacó la importancia de las elecciones parlamentarias del próximo año, en las que tendrán su peso estados como el Zulia o Miranda, actualmente en manos de la oposición.

Para León, la victoria de Chávez en el referendo del domingo representa "un triunfo significativo a corto plazo" ya que "ha logrado lo que se estaba proponiendo", es decir poder ser candidato a un tercer mandato cuando concluya su actual periodo para, según afirmó, afianzar la "revolución socialista".

Advirtió, no obstante, que el resultado del domingo "no es una batalla final" y el presidente debe también tener en cuenta que "hoy la mitad del país le está mostrando" que no está de acuerdo.