Archivo de Público
Lunes, 16 de Febrero de 2009

Ibarretxe teme un recorte del Estatuto

"El PP y el PSE han traicionado la palabra dada al pueblo vasco", afirmó

GUILLERMO MALAINA ·16/02/2009 - 21:00h

humberto bilbao - Juan José Ibarretxe, ayer, en la Casa de Juntas de Gernika.

El candidato del PNV, Juan José Ibarretxe, se presentó este lunes "emocionado" bajo el árbol de Gernika para hacer una defensa a ultranza del autogobierno vasco y sembrar la duda sobre la promesa hecha por el PSE en esta campaña para actualizar el Estatuto. "Me da miedo, ¿para qué quieren los cambios, para rebajar el nivel de autogobierno que el propio Estatuto de Autonomía incorpora?", se preguntó.

Al pie del roble ancestral que simboliza las libertades del pueblo vasco, Ibarretxe se mostró incrédulo ante el compromiso de los socialistas para renovar el Estatuto, cuando, según recriminó, se trata de una "ley incumplida" por los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP. Entre la treintena larga de competencias pendientes de transferir, el candidato del PNV hizo bandera, sobre todo, de la gestión de la Seguridad Social. "Zapatero acaba de decirnos hace unos meses que nunca se transferirá, que fue un error", lamentó.

Las pensiones en Euskadi

"Pues yo quiero que mi pensión la gestionen las instituciones vascas, porque tengo en ellas más confianza que en las instituciones españolas y porque, además, tenemos derecho. No es de recibo que 30 años después de la aprobación del Estatuto, la palabra al pueblo vasco esté traicionada", reprochó al PSE y al PP.

Para tratar de mostrar los avances de las instituciones autonómicas, Ibarretxe recordó la decisión adoptada por el Gobierno vasco, pese a carecer de la competencia en Seguridad Social, para elevar las pensiones más bajas de viudas y jubilados hasta, al menos, el salario mínimo interprofesional. Reclamó por ello al PSE que, antes de renovar el Estatuto, el Gobierno de Zapatero transfiera a Euskadi las competencias pendientes y aprobadas hace ya 30 años.

"El autogobierno es como la sangre del cuerpo. Es ilusión y pasión". Fueron las últimas palabras de Ibarretxe bajo el árbol de Gernika. Después, cruzó la verja de la Casa de Juntas para caminar por las calles de la villa foral hasta el mercado. Era lunes. El mejor día en esta plaza. Por la tarde, habló de otro de sus temas preferidos: la innovación y el desarrollo.