Archivo de Público
Lunes, 16 de Febrero de 2009

Un supuesto ataque de un avión de EEUU mata a 26 en Pakistán

Reuters ·16/02/2009 - 13:17h

Por Javed Hussain

Un ataque aéreo de un supuesto avión estadounidense no tripulado causó el lunes la muerte de al menos 26 personas, entre ellas varios talibanes, en la región tribal pakistaní de Kurram, dijeron oficiales de inteligencia.

Los misiles alcanzaron una escuela que había sido usada anteriormente por niños afganos refugiados, pero los milicianos la ocuparon hace dos años, según los habitantes de la localidad.

"Talibanes afganos sostenían una importante reunión en el lugar donde fueron disparados los misiles", dijo un funcionario de inteligencia en la región refiriéndose al ataque en el área montañosa de Sarpul.

Un talibán en Kurram dijo que los muertos eran menos y que fallecieron afganos y paquistaníes.

El ataque fue el primero en Kurram y se produjo dos días después de que un ataque con misiles en la región tribal de Waziristán Sur dejara al menos 25 combatientes muertos, que se cree habrían tenido lazos con Al Qaeda.

Los talibanes rodearon el área y no permitían que nadie se acercara, dijo un testigo.

"Nueve cuerpos fueron llevados a Afganistán, mientras que el resto será enterrado aquí", dijo un oficial de inteligencia.

No se supo de inmediato si entre los fallecidos había algún importante miembro del movimiento talibán o de Al Qaeda.

Arshad Majeed Mohmand, máxima autoridad en Kurram, confirmó el ataque y dijo que según sus datos fueron disparados tres misiles, pero no tenía detalles sobre víctimas.

Es el cuarto ataque de estas características desde que el presidente estadounidense, Barack Obama, asumió el cargo el mes pasado.

Esto indica que no ha habido un cambio de política desde el último año del Gobierno del presidente George W. Bush, cuando aumentaron los ataques por parte de naves no tripuladas contra blancos terroristas en territorio paquistaní.

El nuevo Gobierno civil paquistaní, elegido hace un año, y el Ejército se han quejado de que estos ataques son contraproducentes y han avivado una insurgencia islamista a través del noroeste del país.