Archivo de Público
Domingo, 15 de Febrero de 2009

El presunto asesino de Marta padece "incontinencia conductual"

El psicólogo de la Fiscalía de Menores de Madrid señala que Miguel parece carecer de autodominio y contar con "un 'yo' hipertrofiado e inatacable, con una reacción muy violenta, inmediata e impulsiva.

EUROPA PRESS ·15/02/2009 - 20:22h

EFE - Imagen tomada del blog 'Una polilla alrededor de la luz' en la que aparece la joven Marta del Castillo y su ex pareja Miguel C. D., detenido ayer por la Policía tras confesar ser el autor del asesinato de la joven sevillana.

El psicólogo de la Fiscalía de Menores de Madrid Javier Urra Portillo atribuye el crimen de la joven de 17 años Marta del Castillo, presuntamente cometido a manos del autoinculpado Miguel C.D., de 20 años, a la "incontinencia conductual grave" de éste último, "que parece tener unos impulsos muy complicados".

Urra señala que, en base a los casos observados tras 30 años de experiencia como psicólogo forense, Miguel parece carecer de autodominio y contar con "un 'yo' hipertrofiado e inatacable, con una reacción muy violenta, inmediata e impulsiva cuando se siente agredido".

"Por lo que se sabe, Miguel ha tenido una vida muy difícil, con una familia desestructurada, corroborada por algunos hechos violentos del pasado", indicó el psicólogo, que subrayó como un posible motivo de la reacción que derivó en la muerte de Marta por un golpe en la cabeza a que "podría haberse sentido dañado u ofendido y no lo soportó, porque esta clase de personas no admite una crítica".

"Podría haberse sentido dañado u ofendido y no lo soportó"

Urra especificó que este tipo de personas "pasan al acto con mucha facilidad", pues "los adultos pueden discutir o discrepar pero dejan las cosas para cuando no se está en caliente, y sin embargo, de confirmarse lo sucedido, este chico habría actuado de una forma impulsiva y muy violenta, de la cual puede arrepentirse dos minutos después".

Tras alabar el trabajo policial, el experto señaló que lo importante ahora es encontrar el cuerpo, "porque mientras no se encuentre ello generará desazón y un dolor incalculable para la familia".

Posteriormente, añadió, "debe sancionarse no sólo el asesinato sino el encubrimiento".

De esta manera, Urra, si bien se mostró de acuerdo con el endureimiento de las leyes solicitado por la familia, "más que eso lo que hay que hacer es prevenir y estudiar las características de un acto violento como éste, que no ha matado sólo a una chica, sino a mucha gente de su entorno, y ha metido el miedo a la sociedad".

Por último, el psicólogo forense recalcó que, si bien ello no quita responsabilidad, "la forma de ser de cada uno y sus propios actos se conforman mucho con la educación".