Archivo de Público
Domingo, 15 de Febrero de 2009

Australia llora a las víctimas de los incendios forestales

Reuters ·15/02/2009 - 11:20h

Australia despidió el domingo a las víctimas de los letales incendios forestales en las iglesias de todo el país, mientras el Gobierno prometió crear un sistema de alerta temprana para evitar que se repita el desastre.

Los incendios en el estado de Victoria, el peor desastre natural de Australia en más de un siglo, causaron la muerte de al menos 181 personas, una cifra que se espera que aumente. Las llamas destruyeron más de 1.800 casas y dejaron a 7.000 personas sin hogar.

En el pueblo de Wandong, donde varias personas murieron, el primer ministro Kevin Rudd rindió tributo a la comunidad por sus esfuerzos durante un servicio funerario. "Ustedes, como comunidad, llena de coraje, compasión y confianza, les rindo tributo a todos y cada uno de ustedes", declaró.

Las autoridades dijeron que pasarían semanas antes de que puedan decir que los incendios se extinguieron definitivamente. Se realizaron quemas controladas durante el fin de semana como parte de un esfuerzo para detener la propagación de las llamas.

El centro de respuesta de emergencias del estado de Victoria dijo el domingo que ocho incendios aún siguen activos, cuatro menos que el sábado, y aunque algunos producen mucho humo, las temperaturas más frías y los vientos favorables han ayudado a los bomberos.

"Tuvimos condiciones favorables durante la noche que nos han permitido entrar y trabajar mucho", dijo un portavoz.

El Gobierno dijo el domingo que presionaría para establecer un sistema de alerta temprana de incendios, después de años de retraso.

"El trabajo está avanzando, la ley debe ser modificada y la ley se está llevando al Parlamento", dijo la viceprimera ministra Julia Gillard al canal de televisión Channel Nine, reconociendo que aún deben superarse algunos "temas técnicos".

Las autoridades han sido muy criticadas por el retraso en establecer el sistema, aunque la máxima autoridad de Victoria, John Brumby, ha puesto en duda si hubiese podido evitar las devastación que causaron los incendios en su estado.

Se han reunido más de 91 millones de dólares australianos (unos 46,5 millones de euros) para las víctimas de los incendios. Rudd dijo que se realizarían pagos de 10.000 dólares australianos en promedio por familia desde el fondo.

Además se ha establecido una comisión real de investigación para examinar qué causó el desastre y un hombre ha sido acusado de "provocar incendios de forma intencional con resultado de muerte".

Los investigadores dicen que cerca de la mitad de los incendios forestales en Australia comienzan de forma deliberada. Rudd describió el desastre como un "asesinato masivo".