Archivo de Público
Domingo, 15 de Febrero de 2009

Zapatero apela a la mayoría social de izquierdas

El presidente reclama una participación masiva para abrir paso a un Gobierno "que se ocupe de los problemas de la gente"

GONZALO LÓPEZ ALBA ·15/02/2009 - 07:30h

HUMBERTO BILBAO - José Luis Rodríguez Zapatero protagonizó ayer en Vitoria el primero de sus tres actos políticos de apoyo al candidato socialista a lehendakari, Patxi López.

“¡Fijaos si han cambiado las cosas desde Aznar hasta ahora!”. Con esta evocación del cambio de 2004, José Luis Rodríguez Zapatero llamó ayer a “votar masivamente” para que Euskadi no postergue su futuro con otros cuatro años de raca-raca “absurdo” y, sin más demoras, dé ya paso a “un tiempo nuevo” con un lehendakari socialista.

Como dos jugadores de un equipo bien conjuntado, Patxi López lanzó los balones y Zapatero los remató. El candidato retrató a su antagonista, Juan José Ibarretxe, como un “marxista”, de los de Groucho Marx, que definía la política como “el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer diagnósticos falsos y aplicar los remedios equivocados”. Y el líder del PSOE puso el cartel de liquidación a la oferta del candidato del PNV: “Ya sabemos lo que ha dado de sí Ibarretxe, que sólo tenía un proyecto: la consulta y sus cosas. Y eso ya no existe”.

Tras resaltar que no reconoce en el candidato peneuvista al lehendakari con el que “he hablado tantas horas”, proclamó que “a Ibarretxe no le sirve en esta campaña decir que Madrid no le escucha, porque cada vez que ha propuesto una iniciativa ha recibido una llamada mía y ha tenido una reunión en la Moncloa”.

Cambio a la izquierda

El presidente del Gobierno, en el primero de los tres actos que protagonizará en la campaña vasca, se aplicó a la tarea de romper el tradicional cerrojazo nacionalista del PNV abriendo el juego por la banda izquierda. “La elección no es entre nacionalistas y no nacionalistas. Es entre pasado y futuro, entre un lehendakari conservador o uno de izquierdas, como es la mayoría de los ciudadanos”, subrayó.

Con este nuevo acento en el sesgo ideológico de los candidatos, los socialistas intentan compensar el temido desplome del PP buscando el apoyo de los votantes de Ezker Batua desencantados con el papel de aguador de Ibarretxe que ha desempeñado su líder, Javier Madrazo. Pero no sólo eso.

La idea de un lehendakari de izquierdas conlleva la idiosincrasia, explicitada por Zapatero, de un gobernante “que se ocupe de los problemas de la gente”, en contraste con Ibarretxe, “que lo que siente es lo de la consulta, no los problemas de los parados”.

Respuestas a la crisis

Frente al intento del PNV de presentar a Ibarretxe como el candidato que más confianza puede ofrecer para afrontar la crisis económica, Zapatero reivindicó que los socialistas representan “el partido de las políticas sociales, de los derechos de los trabajadores y del diálogo”. Y, en este marco, aunque su afirmación tuviera un alcance nacional, por tercera vez en ocho días reiteró que “en ningún caso” y “bajo ningún concepto” aceptará que se abarate el despido,“como quiere la derecha”.

Si el PNV se ufana de que Euskadi está notando la crisis menos que otras comunidades, el presidente recordó que ha sido el Gobierno de España el que ha financiado “prácticamente las dos terceras partes de las proyectos de investigación en Euskadi”.

Tras haber mantenido una actitud de cooperación institucional con el Ejecutivo de Ibarretxe, Zapatero pudo comprometer sin sonrojo partidista “el apoyo” del Gobierno que preside a un Ejecutivo vasco presidido por López, no sólo para impulsar la recuperación económica, sino también para acelerar el fin de ETA.

Voluntad de integrar

En uno de los pasajes más aplaudidos, reivindicó que los socialistas comparecen “con la cabeza muy alta” después de haber hecho “todo lo que estaba a nuestro alcance para terminar con la pesadilla
del terrorismo”.

Alcanzar esa meta, según destacó, será más fácil “con un lehendakari firme y valiente para enfrentarse a los violentos y para unir a los demócratas”. Ese alguien, como no podía ser de otra forma en su boca, se llama Patxi López, “porque puede hablar con todos, a derecha e izquierda, y tiene voluntad de integrar”. Y, además, está respaldado por un partido “unido como una piña”.

La campaña del PSE tendrá hoy como estrella invitada al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.