Archivo de Público
Sábado, 14 de Febrero de 2009

28-31. El Ciudad Real acaba con las pocas opciones europeas del Barcelona

EFE ·14/02/2009 - 18:46h

EFE - Iker Romero (c), del F.C Barcelona Borges, intenta lanzar ante la oposición de Viran Morros (i) y David Davis (d), del BM Ciudad Real, durante el partido de la EHF Champions League jugado en el Palau Blaugrana de Barcelona.

El Barcelona Borges se ha despedido materialmente de sus opciones de estar en cuartos de final de la Liga de Campeones tras ser derrotado esta tarde en el Palau Blaugrana por el Ciudad Real (28-31), después de un choque dominado durante muchos minutos por los visitantes que demostraron poseer un mejor bloque que los barcelonistas.

Con esta victoria, y debido al nuevo formato de competición, el Ciudad Real ya no depende de nadie para estar en cuartos de final y el Barcelona necesitaría prácticamente un milagro para pasar a la siguiente ronda.

El bajo momento de forma de Iker Romero y la lesión en la mano izquierda de Laszlo Nagy aumentó aún más las diferencias entre ambas escuadras. A pesar de sus bajas, los visitante tuvieron en Jonas Kallman y Sergei Rutenka a sus dos mejores hombres en ataque y mantuvieron durante casi todo el encuentro a su equipo por encima en el marcador.

En el bando barcelonista la actuación de Kasper Hvidt bajo los palos (15 paradas, incluidas tres penas máximas) evitó que el Ciudad Real decidiese antes la contienda a su favor. Además, la ofensiva de los locales se empeñó por atacar el centro de la línea de contención rival y sólo Mikkel Hansen logró su objetivo (6 tantos), en detrimento de Juanin, Víctor Tomás o Albert Rocas.

Perfecto conocedor del alto ritmo de juego que el Barcelona impone en su pista, Talant Djushebaev optó por ralentizar el encuentro efectuando triple rotación ataque-defensa con Ales Pajovic, Petar Metlicic y Viran Morros en labores defensivas y Sergei Rutenka, Olafur Stefansson y Torsten Laen en las de ataque con el omnipresente Jonas Kallman aprovechando, en el contraataque, los errores locales (11 pérdidas de balón).

El Ciudad Real ya abrió una brecha en el marcador rápidamente (4-7, m.13) obligando al nuevo técnico barcelonista, Xavi Pascual, a pedir tiempo muerto. El Barcelona reaccionó y tras el 7-8 (m.21) llegaría la explosión de Hansen, con cinco goles consecutivos (12-10, m.25).

Parecía que el equipo catalán reaccionaba, pero Laen, otro de los destacados, y Stefansson equilibraban la contienda al descanso (13-13).

En la segunda mitad el Barcelona salió muy nervioso y cometió demasiados errores de pase en ataque, lo que provocó que Kallman y Rutenka diesen la máxima ventaja al Ciudad Real (18-23, m.40). Pascual ordenó cambiar la defensa a cinco-uno con Ugalde de avanzado y esto cambió el signo del partido, ya que los catalanes daban la vuelta al marcador en los mejores momentos de Noddesbo (26-25, m.52).

Con empate a 27 tantos, los árbitros anularon, por invasión del área, un gol claro de Albert Rocas. Esto acabó de descentrar a los hombres de Pascual que veían como Stefansson y Rutenka logran un claro 1-4 en los últimos cuatro minutos de partido (28-31) que acababan con las pocas opciones europeas del equipo catalán.

- Ficha Técnica:

28 - Barcelona Borges (13+15): Hvidt; Tomás (2), Nagy (3), Garabaya (3), Jernemyr, Lozano, Juanin (2), Iker Romero (3, 1p.), Boldsen, Rocas (2), Hansen (7, 1p.), Noddesbo (4), Ugalde (2) y Barrufet (p.s).

31 - BM Ciudad Real (13+18): Sterbik; García Parrondo, Laen (4), Zorman (3), Rutenka (9, 3p), Kallman (6), Stefansson (5, 2p), Pajovic (1), Morros (1), Davis (1), Abalo, Chema Rodríguez (1) y Hombrados (p.s.)

Arbitros: Buy (FRA) y Pichon (FRA). Excluyeron a Jermemyr (m.. 28 y 37), Garabaya (m. 29) por el Barcelona y a Laen (m. 23), Rutenka (m. 28), Abalo (m.54) por el Ciudad Real

Parciales cada cinco minutos:2-2, 4-5, 5-7,7-8, 11-9, 13-13 (descanso).16-19, 18-23, 21-24, 24-25, 27-27 (final).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera jornada del Grupo IV de la liguilla de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Palau Blaugrana de Barcelona ante unos 5.500 espectadores.

Antes del comienzo del encuentro se guardó un minuto de silencio y los jugadores de los dos equipos lucieron brazaletes negros en memoria del jugador internacional rumano del Veszprem, Marian Cozma, trágicamente asesinado el pasado domingo.