Archivo de Público
Sábado, 14 de Febrero de 2009

Familiares de Marta del Castillo se muestran "destrozados" y dicen que su ex novio "parecía un chico normal"

"Fue novio suyo hace ya mucho tiempo. Salieron más o menos durante un mes y antes fueron amigos. Parecía un chico normal", ha contado una prima de Marta

EUROPA PRESS ·14/02/2009 - 18:35h

 unapolillaalrededordelaluz.blogspot.com Familiares de la joven sevillana Marta del Castillo aseguraron hoy estar "destrozados" después de que un ex novio de la muchacha, que lleva desaparecida desde hace tres semanas, haya admitido ante la Policía su asesinato. Una prima de la joven, Sandra, manifestó que este joven "parecía un chico normal".

En las imágenes de la derecha, tomadas del blog 'Una polilla alrededor de la luz ' aparece Marta junto a Miguel D.C, detenido ayer y que hoy ha confesado que mató a la chica a golpes y después arrojó su cuerpo al río, donde lo busca la Guardia Civil.

"Fue novio suyo hace ya mucho tiempo. Salieron más o menos durante un mes y antes fueron amigos. Yo le conocía porque estuvimos en una boda tomando algo. Parecía un chico normal como cualquier otro. Nunca pude imaginar que pudiera pasar algo así", explicó Sandra visiblemente emocionada.

La prima de la joven sevillana indicó que toda la familia, que componen más de un centenar de miembros repartidos entre Sevilla, Francia y, en su mayor parte, Móstoles, se encuentran "destrozados" y que quienes viven en Madrid han decidido seguir allí de momento "porque ya no se puede hacer nada".

"Fue novio suyo hace mucho tiempo; salieron durante un mes y antes fueron amigos"

Los familiares madrileños de la joven desaparecida señalaron también que están recibiendo numerosas muestras de afecto y solidaridad de ciudadanos y amigos, así como de personalidades políticas como el propio alcalde de Móstoles, Esteban Parro. "Ha llamado a mi padre para ofrecernos todo su apoyo", manifestó.

A lo largo de las tres últimas semanas se han celebrado diferentes concentraciones en solidaridad con Marta del Castillo. Además de la que tuvo lugar esta semana en la localidad madrileña de Alcobendas, unas 600 personas se concentraron en Móstoles el pasado 30 de enero de forma silenciosa y emocionada.