Archivo de Público
Sábado, 14 de Febrero de 2009

España expresará una queja a Venezuela por expulsión de Herrero

Reuters ·14/02/2009 - 17:09h

El Gobierno español citó el sábado al embajador venezolano en Madrid para expresarle sus quejas ante el trato recibido por el eurodiputado del Partido Popular Luis Herrero, que fue expulsado del país latinoamericano tras criticar públicamente al mandatario Hugo Chávez y el proceso de referéndum del domingo.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores español confirmaron a Reuters que el Ejecutivo ha convocado al diplomático venezolano, Alfredo Toro Hardy, para celebrar una reunión con el director general de Iberoamérica y trasladarle su malestar.

"Me cogieron y a empujones me metieron en un coche, sin darme ningún tipo de explicación", dijo Herrero, que había viajado al país latinoamericano en calidad de observador del referéndum, en una declaración telefónica hecha a Televisión Española.

El eurodiputado español tuvo que viajar hasta la ciudad brasileña de Sao Paulo después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano solicitara su expulsión por considerar que sus declaraciones habían ofendido su cargo y habían perturbado el país pocas horas antes del referéndum que tratará de permitir la reelección ilimitada de Chávez.

Herrero había acusado al mandatario venezolano de tener "comportamientos típicos de un dictador" e "incompatibles con cualquier parámetro democrático", por pedir la contención de las manifestaciones de la oposición que intentarán cerrar las vías de transporte.

El eurodiputado también había declarado sentirse preocupado por la decisión de prolongar el cierre de los colegios electorales después de las cuatro de la tarde.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, pidió la expulsión de Herrero asegurando que había hecho declaraciones "lesivas" contra la dignidad de la institución y contra la tranquilidad del proceso electoral.

ATENTADO CONTRA LA LIBERTAD

Desde Bruselas, el presidente del Grupo Popular Europeo, Joseph Daul, condenó la expulsión de Herrero, que formaba parte de una delegación de cinco miembros que estaban en el país invitados por los partidos de oposición como observadores del referéndum, que quiere modificar el límite a la reelección de todos los cargos de elección popular que establece la Constitución.

"Expulsar del país por la fuerza a alguien por unas declaraciones críticas contra las autoridades y sin ningún tipo de explicación es un atentado contra la libertad de expresión y confirma que el régimen de Hugo Chavez se aleja cada día más de las libertades fundamentales que deben respetarse en toda democracia", dijo Daul en un comunicado.

El presidente del partido venezolano de oposición Copei, Luis Ignacio Planas, declaró al canal privado Globovisión que el diputado fue sacado de su hotel, sin una orden judicial y sin poder recoger sus pertenencias, por los cuerpos policiales y militares, un acto que calificó como un "secuestro".

Este no es el primer incidente diplomático entre España y Venezuela, que tuvo su caso más sonado en una cumbre iberoamericana en noviembre de 2007, cuando el Rey Juan Carlos le espetó "por qué no te callas" a Chávez cuando este interrumpió un discurso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Hace unos meses, Venezuela expulsó a dos representantes de Human Right Wacht por criticar al Gobierno. También fueron sacados de su alojamiento por las autoridades y conducidos al aeropuerto para abordar el primer avión que salía del país.