Archivo de Público
Sábado, 14 de Febrero de 2009

El presidente Morales llega mañana a Moscú en una histórica visita

EFE ·14/02/2009 - 15:26h

EFE - El presidente de Bolivia, Evo Morales. EFE/Archivo

El presidente de Bolivia, Evo Morales,llega mañana domingo a Moscú en la primera visita de un jefe de Estado boliviano a Rusia en la historia de las relaciones entre ambos países.

Morales, cuya llegada a la capital rusa se espera pasadas las 15.00 hora de Moscú (12.00 GMT), se hospedará en el Kremlin, donde el próximo lunes se reunirá con el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev.

Se espera que el mandatario boliviano se reúna también con el ex presidente y actual primer ministro ruso, Vladímir Putin, antes de partir, el mismo lunes, con destino a París.

Morales llegará a Rusia al frente de una delegación integrada por los ministros de Hidrocarburos y Energía, Oscar Coca, y de Defensa, Walker San Miguel, entre otros altos cargos.

"Es la primera visita que realiza un jefe de Estado de Bolivia a Rusia en la historia de nuestras relaciones diplomáticas y eso, obviamente, le da un carácter diferente a esta presencia del presidente Morales en Rusia", dijo a Efe el embajador boliviano ante el Kremlin, Sergio Sánchez Ballivián.

El diplomático destacó que ha habido un "paulatino acercamiento entre Rusia y Bolivia, que se ha dinamizado muchísimo a partir de la gestión del presidente Morales".

"Esperamos que se concreten importantes entendimientos y que se fortalezcan las relaciones entre ambos países en muchos ámbitos", dijo Sánchez Ballivián.

"En el tema de la energía es donde hemos avanzado con más velocidad", dijo el embajador en alusión a los memorandos de entendimientos firmados con la parte rusa que conforman el marco referencial de la cooperación en este ámbito.

El consorcio ruso del gas Gazprom, la francesa Total y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) anunciaron en septiembre del año pasado la conformación de una sociedad para explorar nuevas reservas de gas y petróleo en Bolivia, con una inversión estimada en 4.500 millones de dólares.

El embajador recalcó, que no todo en la cooperación ruso-boliviana se reduce al ámbito de los hidrocarburos, ya que "hay otras áreas que ambas partes tienen gran interés en desarrollar, fortalecer y proyectar en una alianza de largo aliento".

"Es una agenda muy amplia en la que tenemos visiones compartidas, intereses comunes y esperamos beneficios recíprocos", señaló Sánchez Ballivián.

Antes de viajar a Moscú, Morales anunció su intención de explorar en Europa la posibilidad de inversiones para desarrollar en Bolivia la industria de baterías de litio, metal no pesado ni contaminante del que el país sudamericano tiene el 50 por ciento de las reservas mundiales.

El embajador boliviano adelantó que después de las negociaciones que mantendrán el lunes en Kremlin, Morales y Medvédev suscribirán una declaración política conjunta.

La visita de Morales se produce en medio de fuerte potenciación de las relaciones de Rusia con América Latina: el presidente boliviano es el cuarto jefe de Estado latinoamericano que visita Moscú poco más de dos meses.

Con anterioridad mantuvieron conversaciones en el Kremlin la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, el jefe de Estado nicaragüense, Daniel Ortega, y el presidente de Cuba, Raúl Castro.

Para abril próximo está prevista la visita de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, sin hablar ya de que el jefe del Estado venezolano, Hugo Chávez, es huésped frecuente y socio privilegiado del Kremlin.

"Nuestra cooperación no está dirigida contra terceros países y no está supeditada a la coyuntura política", dijo recientemente el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al explicar que el acercamiento de Moscú a los países latinoamericanos es producto de "coincidencias objetivas".

Según datos del Ministerio de Exteriores ruso, el intercambio comercial entre Rusia y América Latina se incrementa anualmente entre el 25 y el 30 por ciento y el año pasado rondó los 15.000 millones de dólares.

"América Latina es una región especial, a la que, reconozcámoslo, en los últimos años no prestamos la atención que se merece", admitió Medvédev al término de la gira que a fines del año pasado le llevó a Perú, Brasil, Venezuela y Cuba.