Archivo de Público
Sábado, 14 de Febrero de 2009

Un teniente coronel de la Guardia Civil en libertad con fianza tras declarar en un caso de corrupción

EFE ·14/02/2009 - 14:38h

EFE - Un agente del Cuerpo Nacional de Policía abre un de paquete de cocaína intervenido en Barcelona. EFE/Archivo

El teniente coronel de la Guardia Civil Alfonso López Rubio, acusado de corrupción policial y tráfico de drogas, ha salido en libertad con fianza tras declarar ayer hasta altas horas de la noche en el juzgado número 3 de Martorell (Barcelona).

El teniente coronel encabezaba una supuesta organización criminal dedicada al tráfico de drogas y que entre otros delitos había participado en 2004 en el robo de 400 kilos de droga de un contenedor del Puerto de Barcelona, de cuya llegada la agencia antidroga de Estados Unidos había alertado a la policía.

Las declaraciones ayer en el juzgado de Martorell acabaron a altas horas de la madrugada y aunque el teniente coronel salió como imputado pudo eludir la cárcel al abonar la fianza de 12.000 euros.

En total declararon nueve personas como imputadas, además de otras tres como testigos, dos de estos últimos son agentes de la guardia civil, según han informado hoy fuentes de la fiscalía.

El juez decretó anoche prisión provisional eludible con fianza de 3.000 euros para el imputado que tiene el cargo de Guardia civil en activo y también prisión provisional eludible con la misma fianza para el imputado que había sido Inspector Jefe del Cuerpo Nacional de la Policía.

Por otra parte, también se dictó prisión provisional eludible con fianza de 18.000 euros para el imputado que tiene la profesión de periodista.

En cambio el acusado que tenía antecedentes delictivos y no había ostentado cargo público alguno salió del juzgado con el cargo de prisión provisional incondicional (sin fianza).

Los demás imputados más en este caso de corrupción policial, en total cuatro personas más, dos de ellos abogados, quedaron en situación de libertad provisional con cargos.

La investigación sobre el robo de la droga en el contenedor en 2004 derivó en otra sobre un grupo de guardias civiles corruptos de Cataluña, del que presuntamente formarían parte los imputados.

La investigación sigue abierta y por ahora se ha decretado el secreto de sumario para las actuaciones de la investigación.