Archivo de Público
Sábado, 14 de Febrero de 2009

Los precios estúpidos en arte podrían caer por la crisis

Reuters ·14/02/2009 - 12:39h

Los precios "estúpidos" y exageradamente altos del arte podrían caer a niveles más bajos por la crisis económica global, que está obligando hasta al más adinerado a apretarse el cinturón, dijo el escultor británico Anthony Caro.

Caro, uno de los más grandes y famosos escultores vivos que revolucionaron el arte en la década de 1960, dijo que los precios altos han sido una distracción para los artistas jóvenes, algunos de ellos más preocupados por hacerse ricos que en hacer un trabajo duradero y con sentido.

La crisis financiera podría frenar abruptamente una tendencia de los últimos años, en la que algunas personas ven el arte sólo como una inversión, dijo el artista en una entrevista a Reuters esta semana.

"Debido a esta crisis algo cambiará en el arte y podría haber una reconsideración de valor", dijo Caro, de 84 años, en una entrevista durante una nueva exhibición de esculturas en la que se incluía su trabajo, en la norteña ciudad de Monterrey.

"Algo del arte ha conseguido valores estúpidos, escandalosos, y es muy triste que el dinero sea una parte muy importante en el mundo del arte", dijo Caro, que rompió con la tradición para trabajar en acero con pinturas brillantes y restos de madera directamente sobre el suelo.

La peor recesión en Europa y Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial comenzó a presionar a la baja el valor del arte contemporáneo en las subastas después de un periodo de vertiginosas ganancias que se mantuvieron hasta finales del año pasado.

En 2007 un lienzo abstracto del pintor Mark Rothko de 1950 inició una subasta valorado en 40 millones de dólares (unos 31 millones de euros) y fue vendido al final por 72,8 millones de dólares.

Los compradores también están perdiendo calidad al convertirse las obras de arte en una mercancía, dijo Tim Scott, un discípulo de Caro, otro escultor británico que está presentando sus obras en la exhibición de Monterrey, que los organizadores quieren llevar a Estados Unidos este año.

"Cuando un artista es muy conocido, el nombre es el objeto y tú no compras lo que estás viendo, tú compras el nombre, independientemente de la calidad", dijo Scott.

Caro, cuyo padre quería que fuera corredor de bolsa, dijo que el arte debería ser más placer y belleza que ganancias.

"No soy millonario. Estoy tratando de hacer buen arte. Ahora los artistas jóvenes aprenden a tratar el arte como mercados y acciones", dijo.

Una de las obras más conocidas de Caro es su escultura de 1962 "Early One Morning", una composición de planos y líneas de metal en rojo que marcó en su tiempo un cambio en la escultura, orientándola, a partir de una tradición de escultura con figuras, hacia una nueva dirección abstracta.

"El arte puede refrescar el espíritu y ayudar a la gente. Si es buen arte, tiene un efecto", dijo Caro, que a pesar de ser nombrado Caballero Británico y tener una carrera de más de 50 años, no tiene planes de retirarse. "No pienso en la mortalidad. Soy muy joven aún", agregó.

Su obra más reciente es de 2008 y lleva el nombre de "Chapel of Light", en la que usó acero, madera y terracota para restaurar una iglesia del siglo XII en el norte de Francia dañada en la Segunda Guerra Mundial.