Archivo de Público
Viernes, 13 de Febrero de 2009

La Iglesia obtiene 67 millones más por el IRPF

Reuters ·13/02/2009 - 19:25h

Algo más de ocho millones y medio de contribuyentes aportaron 241,3 millones de euros a la Iglesia católica en la última declaración de la Renta, lo que supone 67,5 millones más que en el ejercicio anterior, según los datos facilitados el viernes por la Conferencia Episcopal Española (CEE).

En la declaración de la renta sobre el año 2007 se aplicó por primera vez el nuevo coeficiente de asignación, que subió del 0,52 al 0,7 por ciento. También es el primer año en que la Iglesia se sustenta por sí misma, al haberse eliminado la asignación que antes recibía del Estado.

El número de asignaciones a favor de la Iglesia católica aumentó en casi medio millón, en concreto 474.832, una subida del 7,3 por ciento respecto al ejercicio anterior.

Según los datos facilitados por la Conferencia Episcopal, la proporción de las asignaciones a favor de la Iglesia ha subido del 33,45% de 2006, al 34,38% de 2007, un incremento de casi un punto.

6.958.012 -, y la CEE calcula que teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, el número de contribuyentes superó los 8.500.000.

El total derivado de estas asignaciones es de 241,3 millones de euros, un 38,8 por ciento más que los 173,8 millones del ejercicio anterior.

La CEE recordó que desde 2007 se ha eliminado la exención del IVA del que disfrutaban las instituciones de la Iglesia, y que significaba un ahorro aproximado de 30 millones de euros.

En su declaración, los contribuyentes pueden optar por marcar la "X" de solo para la Iglesia o bien conjuntamente para la Iglesia católica y los llamados "otros fines sociales".

En una rueda de prensa en la sede de los obispos españoles, su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, aclaró que el ingreso de este dinero no repercutirá en un aumento del sueldo de sacerdotes y obispos, de 800 euros y 1.000 euros, respectivamente, según le citó el diario El Mundo.

"Permitirá mantener el sostenimiento de las actividades básicas de la Iglesia en niveles de eficiencia y austeridad semejantes a los que han venido siendo habituales hasta ahora", dijo un comunicado de la Conferencia Episcopal. "Las otras formas de colaboración al sostenimiento de la Iglesia, como son las colectas, las suscripciones, etc., continuarán siendo absolutamente indispensables".

El comunicado destacó la labor religiosa y espiritual de la Iglesia en la enseñanza; la atención a niños, ancianos y discapacitados; la acogida de los inmigrantes; la ayuda "a quienes la crisis económica ha puesto en dificultades"; o los misioneros, entre otros.