Archivo de Público
Viernes, 13 de Febrero de 2009

Miles de personas protestan contra la política de Berlusconi

Reuters ·13/02/2009 - 18:30h

Decenas de miles de personas se manifestaron el viernes en Roma contra la política económica del primer ministro, Silvio Berlusconi, para luchar contra una recesión que va en aumento.

Los organizadores dijeron que hasta 700.000 personas salieron a la calle en una jornada de protesta de ocho horas convocada por el principal sindicato del país, la CGIL, y los sindicatos del sector metalúrgico, que piden mejorar las condiciones de los contratos y subidas de impuestos para los más ricos para dar ayuda a los más afectados por la crisis.

"Buenos días 'cavaliere' (...) ¿No había dicho que Italia no se vería golpeada por la crisis?", preguntó un sindicalista, dirigiéndose a la multitud en la plaza de San Juan.

Muchos participantes estaban preocupados por la seguridad de sus empleos.

"Si la gente no tiene un contrato fuerte y está perdiendo sus trabajos, cómo se puede esperar relanzar la economía? Es una estafa enorme", dijo otro sindicalista, Silvio Marconi.

El Gobierno de centroderecha criticó a los sindicatos por el paro, en un momento en el que la economía está pasando por problemas.

"En este momento, creemos que es un error interrumpir las actividades productivas", manifestó el ministro de Trabajo, Maurizio Sacconi, que pidió a los sindicatos que "reflexionen".

Según los datos publicados el viernes, Italia sufrió en el último trimestre del año pasado la recesión más grave desde al menos 1980, contrayéndose la economía en un 1,8 por ciento trimestral. Esa cifra está por encima del récord del 1,5 por ciento que disminuyó la economía de la eurozona en ese mismo periodo.

La huelga tuvo lugar cuando los ministros de Economía del G7 se encuentran en Roma para dos días de reuniones sobre la crisis financiera.

El calendario de movilizaciones del CGIL continúa en las próximas semanas: el 5 de marzo se manifestarán los pensionistas, luego los profesores y el 4 de abril hay convocada una huelga general con una manifestación nacional en Roma.