Archivo de Público
Viernes, 13 de Febrero de 2009

La pasión, cuestión de geografía

Los latinos ganan en romanticismo a los nórdicos. Un estudio demuestra que la cultura influye en la manera de entender el amor.

PÚBLICO.ES ·13/02/2009 - 11:50h

Los latinos siempre han estado más vinculados que los nórdicos con la idea de la pasión exacerbada y el amor irracional. El mito nos perfila como viscerales, temperamentales y apasionados, sin embargo, puede que esta idea generalizada tenga más consistencia empírica de la que pensamos .

El 80% de los entrevistados en el estudio aseguran preferir el amor pasional

 

Según un estudio publicado por la revista Psycothema, los españoles de todas las edades tienen de manera mayoritaria una concepción "romántica" del amor. Esto significa relaciones sentimentales basadas en una pasión irrestistible que implica una gran conexión química y una fuerte atracción física. Es lo que se clasifica como amor "Eros".

Por el contario, muchos menos son los pragmáticos que entienden el sentimiento de una manera racional. Es decir, como un compromiso duradero entre dos personas basado en la intimidad, la amistad, el respeto, el compañerismo y el cariño - amor amistoso o 'storge'-. Este es, según el estudio, el modelo que impera en el norte de Europa. 

Atracción vs. Amistad

"Es probable que el amor romántico sea menos igualitario que el amistoso"

Según Victoria A. Ferrer, el 80% de los entrevistados en el estudio aseguran preferir el estilo de amor pasional. "En eso nos parecemos a los países latinos como los Latinoamericanos y nos diferenciamos de otros más cercanos geográficamente, pero con una cultura más diferente".

La investigadora balear piensa que las razones son culturales. Las personas latinas son más expresivas y espontáneas, con más facilidad para relacionarse socialmente, además señala que la igualdad entre hombres y mujeres también juega un papel importante en la elección del tipo de amor.

En España la regulación de esta situación es relativamente reciente con respecto al norte, donde la igualdad entre hombres y mujeres es una realidad en muchos ámbitos sociales e institucionales. "Es probable que el amor romántico sea menos igualitario que el amistoso, auqnue es algo que estamos estudiando", señala Ferrer. Algunos científicos acentúan el aspecto biológico del amor, "pero parece claro que la cultura influye", añade.