Archivo de Público
Viernes, 13 de Febrero de 2009

La policía australiana acusa a un hombre por los incendios

Reuters ·13/02/2009 - 07:25h

La policía de Australia acusó el viernes a un hombre de "incendio intencionado con causa de muerte" por uno de los incendios forestales que han causado 181 muertos en el país.

El hombre, cuya identidad no se dio a conocer, también fue acusado de haber iniciado el fuego "de manera intencional o imprudente" el sábado cerca de la localidad de Churchill, en el estado sureño de Victoria, dijo un portavoz policial. Al menos 21 personas murieron en el incendio en Churchill.

El primer ministro Kevin Rudd ha descrito los incendios forestales como "homicidios masivos".

El hombre, que fue arrestado el viernes, no se presentó ante el tribunal cuando se expusieron los cargos. La policía indicó a la corte de magistrados de Morwell que el hombre está en un frágil estado mental, dijeron medios locales.

La corte impuso una orden de supresión de la identidad del hombre y ordenó que fuera evaluado por un psicólogo.

El sujeto fue transferido desde Victoria, un estado rural, hacia Melbourne, la segunda mayor ciudad de Australia, por su propia seguridad, y reaparecerá en la corte de magistrados de Melbourne el 16 de febrero.

En Victoria, el incendio intencionado conlleva una pena máxima de 25 años, y el hecho de iniciar un incendio forestal tiene una pena máxima de 15 años.

Las autoridades dicen que se prevé que la cifra de muertos supere los 200, a medida que más cuerpos son descubiertos en los restos carbonizados de decenas de viviendas en el estado sureño de Victoria.

Marysville, uno de los pueblos arrasado por las llamas al que el público tiene el acceso vedado debido a la presencia de escenas horripilantes, podría contener de 50 a 100 muertos más, dijeron las autoridades. Estas víctimas adicionales llevarían la cifra total a unos 300 muertos.

Australia inició la mayor investigación llevada a cabo en el país por un delito de incendio, bautizada como "operación Phoenix", creyendo que al menos uno o más de los incendios pudo haber sido comenzado de manera deliberada.

La policía detuvo a dos personas el jueves, pero las liberó posteriormente.

Miles de bomberos continuaban luchando contra el fuego el viernes en el estado de Victoria, con unos 20 incendios aún fuera de control.

Cuarenta y cuatro escuelas públicas del estado fueron cerradas el viernes debido a la amenaza del fuego.

La zona del desastre, que duplica el tamaño de Londres y abarca a más de 20 poblaciones al norte de Melbourne, ha sido declarada zona de crimen por las autoridades. Los incendios han destruido 1.831 casas y dejaron a 7.000 personas sin hogar.

Los trágicos incendios son el peor desastre natural en Australia en 110 años.