Archivo de Público
Jueves, 12 de Febrero de 2009

Renault vincula su futuro en España a las ayudas públicas

La firma francesa estudia fabricar dos coches eléctricos en Valladolid y Palencia

ANDRÉS PÉREZ / AGENCIAS ·12/02/2009 - 21:58h

El director general y vicepresidente ejecutivo de Producto, Planificación Estratégica y Programas de Renault, Patrick Pélata, aseguró ayer que el futuro a medio plazo de la planta de montaje de Valladolid está ligado a la adjudicación de un nuevo vehículo eléctrico y a la concesión de ayudas por parte del Gobierno español, imprescindibles para acometer el proyecto.

En este sentido, apuntó que también trabajan en un coche eléctrico sobre la plataforma del Mégane, que se podría construir en Palencia en caso de que se saturara la fabricación en la planta de Turquía donde inicialmente está previsto ensamblar este modelo.

Pélata, que hizo estas declaraciones tras la presentación de los resultados de la compañía, señaló que en la actualidad la empresa está manteniendo reuniones con el Gobierno de España y con el de Castilla y León sobre las instalaciones productivas de Valladolid y Palencia, tanto en lo que se refiere a temas sociales como industriales.

Caída del beneficio

Renault anunció oficialmente ayer sus resultados financieros de 2008, que registraron un beneficio neto de 599 millones de euros. Esa cifra representa un descenso del 78% respecto al año precedente. El volumen de negocio se situó en 37.791 millones de euros, lo que representa un descenso del 7% respecto a 2007.

Mientras se anunciaban oficialmente los resultados, que fueron recibidos en la bolsa de París con frialdad (la cotización de la firma bajó un 0,58%), obreros españoles y franceses se manifestaron ante la sede del Grupo Renault en la capital francesa.

Los manifestantes protestaron por la política laboral de la firma, que ha incrementado sus previsiones de supresión de puestos de trabajo y ahora planea la desaparición de 9.000 empleos, la mitad de ellos en Francia.

PSA, el otro gran grupo francés, cuyos resultados pasaron al rojo en 2008, prevé destruir entre 6.000 y 7.000 empleos.