Archivo de Público
Viernes, 13 de Febrero de 2009

"Aquí nos quedamos quietos"

La Vuelta hace autocrítica

IGNACIO ROMO ·13/02/2009 - 08:00h

afp - Pelotón de la Mallorca Challenge, ayer.

Durante décadas, el mundo del ciclismo apagaba la luz cada vez que se le obligaba a mirarse al espejo. Este deporte padecía un trastorno y, como afirman los psiquiatras, el primer paso para curarse es admitir la existencia del problema. El gran trastorno del ciclismo, un dopaje sistemático desde los años setenta, va camino de solucionarse. Al menos, comienza a admitirlo.

Ayer, en el Foro Ferrándiz organizado por el diario As, el ciclismo demostró que ya se mira al espejo con la luz encendida. "Hace tres años se abrió una herida que sigue sin cerrarse porque hubo quien no quiso que se abrieran expedientes, lo que habría reducido el número de supuestos culpables", arrancó Víctor Cordero, ex director de la Vuelta.

El caso Valverde planeó durante todo el debate. Angelo Zomegnan, director del Giro, afirmó que "si se ha sancionado a Basso, ese parámetro debe ser utilizado para Valverde y los demás corredores. La ética no debe tener fronteras, por lo que si un deportista es culpable en Italia debe serlo también en Suiza. Para recuperar la credibilidad necesitamos transparencia". El italiano indicó que "quizá la utilización del ADN no sea lícita, pero el ciclismo tiene un gran problema y ¡a grandes males, grandes remedios!".

Javier Guillén, el nuevo director de la Vuelta, es el máximo exponente de la nueva mentalidad del ciclismo español, en la que el dopaje ya no tiene cabida. "En España nos hemos quedado quietos en la lucha contra el dopaje mientras Francia e Italia se movían con decisión para erradicar el problema". Y reconoció que "ahora mismo no se pude garantizar que el ciclismo esté limpio"

Nadal, harto de los controles

El dopaje lo mancha todo. Por un lado, se espera la comunicación de la nueva y misteriosa sustancia dopante aparecida en diciembre en la Copa del Mundo de biatlón. Por otro, ayer se conoció que Lance Armstrong ha decidido abandonar el exigente plan de seguimiento antidopaje individualizado al que se sometió bajo la dirección del experto Don Catlin.

Y por último, Rafa Nadal continúa enzarzado en su lucha particular contra el sistema ADAMS, que obliga a los deportistas de disciplinas olímpicas a estar siempre localizados para que no escapen a los controles. "Te hacen sentir como un criminal, no es justo sufrir una persecución como ésta", se quejó el número uno del tenis.