Archivo de Público
Jueves, 12 de Febrero de 2009

El Refugio denuncia que Metro Madrid maltrata a los perros de seguridad

Consideran que las necesidades de agua, comida, higiene, atención veterinaria, luz y descanso de los animales no están cubiertas

AGENCIAS ·12/02/2009 - 18:46h

El Refugio - El Refugio pedirá a la comunidad de Madrid que prescinda de los perros de seguridad en el Metro.

La asociación El Refugio ha denunciado a Metro de Madrid, a la empresa Eulen encargada de la seguridad en el suburbano, y a la empresa Juper para el adiestramiento de los perros de vigilancia, por presunto maltrato a estos animales.

Metro Madrid ha asegurado que no le consta ningún caso de maltrato a los perros de seguridad y que, cuando entran y salen del suburbano, se comprueba que estén en perfecto estado.

La protectora ha acudido esta mañana a los juzgados de Plaza de Castilla para formalizar la denuncia donde se detalla que las necesidades de agua, comida, higiene, atención veterinaria, luz y descanso de los animales no están cubiertas, según han podido constatar después de recibir quejas de los propios vigilantes.

Cuando los animales enferman no reciben cuidados, dice la asociación

Además, cuando los animales enferman no reciben cuidados y son obligados a continuar con su actividad habitual.

A este respecto, Metro ha replicado que los perros de seguridad hacen turnos de 8 horas y cada 2 horas como mínimo se les saca fuera para que descansen y beban agua.

El Refugio ha detallado también en el juzgado el caso de Lobo, un perro utilizado para la vigilancia que fue rescatado por la Policía Local y un veterinario de los servicios del Ayuntamiento el pasado 20 julio en las cocheras asignadas a Eulen por Metro Madrid, tras recibir una llamada de auxilio de los vigilantes.

En el informe policial consta que el perro tenía "heridas sangrantes, al parecer por collar punzante de castigo", provocadas supuestamente por el uso prolongado de una herramienta del centro de adiestramiento Juper, ha detallado El Refugio.

La organización ha anunciado que pedirán a la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, que prescinda de los perros en el metro, porque, además de sufrir maltratos, no disminuyen el número de incidentes y únicamente inspiran seguridad en el viajero.

Por otro lado, han comunicado el inicio de una campaña informativa dentro del suburbano para que los usuarios conozcan las condiciones en las que malviven los perros.