Archivo de Público
Jueves, 12 de Febrero de 2009

Arte estrujado como mercancía para usar y tirar

El artista arruga grandes iconos para denunciar el desgaste de estos

P. H. R. ·12/02/2009 - 08:00h

Gabriel Pecot - El artista, junto a su El grito.

Arruga imágenes icónicas, como el grito de Munch o la Capilla Sixtina, que antes ha pintado sobre papel. Las estruja, las exprime, como si todavía pudiesen soltar una gota más de magia. Son imágenes recicladas, de usar y tirar, puro consumo visual: "Me gusta reflexionar sobre cómo han sido utilizadas estas imágenes, en un sentido casi publicitario. Todas estas obras pierden su sentido y se convierten en objetos de uso cotidiano. Aparecen en salvapantallas, en delantales No es una crítica".

Nadie puede negar que los dibujos, al borde de la escultura, tienen la apariencia de clínex. Están usados y ultrajados.

"Parecen una mala copia. No es una impresión en offset en baja resolución. Son dibujos a mano", explica Javier Arce, para apuntar que utiliza rotuladores de grafiteros (Edding y Montana). De esta manera, emplea herramientas de baja cultura para abocetar imágenes de alta cultura. "Yo no lo veo como un dibujo solo. Mi formación es escultórica y de alguna manera los entiendo como una pieza escultórica", de ahí también el sentido irónico que emana de la presentación. De hecho, las piezas se comercializan arrugadas, metidas en una bolsa de plástico, dentro de una caja de cartón industrial.

Glotonería turística

"No son copia única. Son dibujos y yo hago según me encargan. Son copias originales, pero únicas", porque, como él mismo dice, cada una de ellas serán diferentes, aunque sea el mismo motivo.

Busca lo espectacular y el simulacro, la falsa obra que en ocasiones supera al propio original. No es el caso, aunque sea más sofisticado de lo que parece. Y recuerda todas esas copias que brillan en Las Vegas sobre las maravillas de la historia del arte.

En el centro de su ira si es que fuese el caso, se encuentra la crítica al culto de la glotonería turística. Javier tiene una buena valoración de este Arco: "Se ven ganas de mostrar cosas potentes. Es más serio. Pero los artistas siempre estamos en crisis".