Archivo de Público
Miércoles, 11 de Febrero de 2009

La UE alerta contra becarias de piernas largas y otros "espías"

Reuters ·11/02/2009 - 18:21h

La Comisión Europea se enfrenta a un riesgo de espionaje cada vez mayor por parte de agentes que actúan bajo muchos disfraces, incluyendo miembros de grupos de presión, periodistas y "becarias guapas" de piernas largas, según dijo el miércoles una portavoz.

"Como en cualquier organización a gran escala que trata con información sensible o confidencial, siempre hay gente que intenta conseguir acceso a esa información", dijo la portavoz de la Comisión Europea Valerie Rampi en su presentación habitual a los medios.

Rampi confirmó las noticias sobre la existencia de una nota interna que circulaba entre los directivos europeos advirtiendo a su personal de que "la amenaza de espionaje contra la Comisión crece día a día".

"En una serie de países, buscadores de información, miembros de grupos de presión, periodistas, agencias privadas y otros terceros continúan buscando información sensible y clasificada de la Comisión", dijo citando a la nota.

El texto advierte que empleados de servicios secretos o personas directamente relacionadas con estos servicios han hecho "repetidos intentos de comprometer información de la Comisión" utilizando diversas tapaderas.

"Un ejemplo de esa tapadera es el de un becario, el segundo es el de un miembro de una administración nacional asignado de forma temporal (a la Comisión), el tercero es el de un técnico experto en cuestiones de TI (tecnologías de la información) ", explicó la portavoz.

"No estamos señalando a los periodistas. Podría ser la becaria guapa con las piernas largas y el pelo rubio", comentó.

La Comisión hace propuestas para la legislación europea y es la responsable de supervisar las rupturas de tratados de la Unión en campos como la política de competencia y los aspectos presupuestarios. En Bruselas ha florecido un considerable sector de grupos de presión para estudiar sus decisiones, y si es posible, ayudar a darles forma.

Rampi señaló que la Comisión no tiene su propio servicio secreto, y en su lugar trabaja en cooperación con los servicios de seguridad de los estados miembros para labores de contraespionaje.