Archivo de Público
Miércoles, 11 de Febrero de 2009

Cuba abraza un "software libre" por razones de soberanía

Reuters ·11/02/2009 - 17:12h

Cuba lanzó esta semana su propia variante del sistema operativo de "software libre" Linux, su paso más firme para darle la espalda a Windows por razones de soberanía tecnológica y seguridad nacional.

"Nova" es una alternativa al sistema operativo del gigante estadounidense Microsoft, de poca confianza para las autoridades comunistas de la isla.

"Es un tema muy importante para lograr un mayor control sobre el proceso informático", dijo el ministro de Informática, Ramiro Valdés, que preside una comisión para el cambio al software libre.

Las razones son varias. Para empezar, el embargo de Estados Unidos impide a Cuba comprar o actualizar productos como Windows, el sistema operativo más popular del planeta instalado en la isla con de copias piratas.

Además, según el ministro Valdés, el software estadounidense es un arma de doble filo, pues los fabricantes pasan sus códigos a las agencias de seguridad del enemigo.

A diferencia de los programas comerciales, los códigos de programación del sistema operativo Linux son de libre acceso y pueden ser modificados por los usuarios para adecuarlos a sus necesidades.

"El movimiento del software libre es más cercano a la ideología del pueblo cubano, sobre todo por la independencia y soberanía", destacó Héctor Rodríguez, decano de la Facultad del Software Libre en la Universidad de las Ciencias Informáticas.

"El software privativo puede tener agujeros negros y códigos maliciosos que uno no conoce. No ocurre así con el software libre", añadió.

ADIOS WINDOWS

Nova fue presentado esta semana en La Habana durante la conferencia internacional Informática 2009, realizada bajo el lema "Nuevas tecnologías: desarrollo y soberanía".

Actualmente un 80 por ciento de las redes y un 20 por ciento de las terminales de la isla corren sobre Linux, dijo Rodríguez.

"Yo quisiera pensar que de aquí a cinco años se haya revertido la situación y nuestro país pueda exhibir más del 50 por ciento (de los terminales) migrado", dijo.

La Aduana, los ministerios de Educación Superior e Informática y también el sistema universitario abandonaron Windows. Quienes más se resisten son las empresas del Gobierno, dijo Rodríguez.

Para hacer menos traumático el cambio, la interfaz gráfico de Nova se inspiró en Windows y Macintosh.

Nova, la distribución -o variación- cubana de Linux, fue diseñado de forma que encaje en todos los ordenadores de la isla, e incluye vejestorios como Pentium II, incompatibles con los últimos sistemas operativos comerciales.

"Linux no es un modelo socialista ni comunista de tecnología, pero se presta mucho a la socialización del conocimiento", dijo Angel Goñi, de 24 años, líder del equipo que desarrolló Nova.