Archivo de Público
Miércoles, 11 de Febrero de 2009

La historia de un koala conmueve a Australia tras los incendios

Reuters ·11/02/2009 - 15:44h

Una historia de amor entre dos koalas que fueron rescatados de los mortales incendios en Australia con quemaduras graves ha conmovido al país tras días de devastación y la pérdida de más de 180 vidas.

La historia de Sam y su nuevo novio Bob salió a la luz después de que el bombero voluntario Dave Tree usara un teléfono móvil para grabar el rescate de la desconcertada y asustada koala, hallada con quemaduras en un bosque incendiado en Mirboo North, a 150 kilómetros al sureste de Melbourne.

Las fotos y el vídeo de Tree, de 44 años, lo muestran acercándose lentamente a Sam, hablándole amablemente y dándole agua de una botella de plástico mientras ella coloca su pata quemada en la mano del hombre.

Las imágenes no tardaron en llegar a la página web de YouTube (www.youtube.com/watch?v=-XSPx7S4jr4) y enseguida se convirtieron en la sensación en Internet.

Pero fue al llegar a un refugio salvaje cuando Sam conoció y se hizo amiga de Bob, que fue rescatado el viernes en Boolarra, a unos 180 kilómetros de Melbourne.

Tree, que es bombero voluntario desde hace 26 años, dijo que era muy extraño acercarse tanto a un koala, y por eso pidió a su colega Brayden Groen que lo grabara.

"Se puede ver cómo se frena, se acerca a mí y me mira. Fue una mirada como diciendo 'no puedo correr, estoy débil y dolorida, ayúdame por favor'", dijo Tree.

HISTORIA DE AMOR INSPIRADORA

Sam fue trasladada al refugio Southern Ash Wildlife en Rawson. Su historia es similar a la del koala Lucky, que sobrevivió a los incendios que en 2003 destruyeron alrededor de 500 casas y dejaron cuatro muertos en la capital, Canberra. Lucky se convirtió en un símbolo de esperanza.

Colleen Wood, miembro del refugio que cuida a Sam y Bob, dijo que ambos koalas estaban en buenas condiciones, y que otros animales como zarigüeyas y canguros también habían comenzado a emerger de entre los escombros dejados por el fuego.

Wood explicó que Sam sufrió quemaduras de segundo grado en las patas y que su recuperación llevaría de siete a ocho meses. Bob, por su parte, tiene tres patas con quemaduras de tercer grado y debería poder volver a su hábitat natural dentro de cuatro meses.

"Están todo el tiempo abrazándose. Se han hecho muy amigos y es algo muy bonito de ver después de todo lo que ha pasado. Fue horrible", dijo Wood.