Archivo de Público
Miércoles, 11 de Febrero de 2009

La oposición se enfrenta a Chávez con pocos recursos

Reuters ·11/02/2009 - 09:23h

Una caravana de estudiantes recorrió una ciudad suroriental venezolana para rechazar la enmienda que permitiría la reelección sin límite del presidente Hugo Chávez, pero su falta de recursos era palpable en comparación con la movilización oficialista.

Los lemas en los coches estaban escritos con betún blanco de zapatos y su improvisado sonido se perdía a los pocos metros, mientras los jóvenes limitaban la entrega de panfletos porque no querían desperdiciar ninguno de los pocos que tenían.

Después pasó una caravana oficialista. Su camión, equipado con potentes altavoces, sacudió las calles con la invitación a respaldar la enmienda en el referéndum del domingo, y los coches exhibían carteles multicolores.

La contienda recuerda al enfrentamiento épico de David contra Goliat. Mientras el Gobierno sustenta su estructura electoral en el poder central y el regional, la oposición reúne a pequeños partidos políticos y grupos de la sociedad civil que desconfían unos de otros.

Las organizaciones opositoras no tienen un portavoz organizado y el único proyecto común es su lucha contra el militar retirado. También su representación política es débil, porque sólo tienen un 20 por ciento de gobernaciones y alcaldías, además de una decena de diputados nacionales que antes eran "chavistas".

"Para nadie es un secreto el ventajismo con que cuenta directamente el presidente. Tiene todo el dinero del país. ¿Cómo vamos a pelear con eso, si nosotros tenemos que estar recogiendo dinero en los semáforos, pidiendo colaboración para fotocopiar los volantes?", dijo el estudiante Gabriel Osorio.

CONFRONTACIÓN DE MAQUINARIAS

El jefe de la campaña oficialista en Ciudad Bolívar Sergio Hernández mostró un colorido libro con listas de nombres, centros de votación y teléfonos de los electores.

La información, recabada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y los comandos estatales y municipales, es distribuida a "patrulleros" que deben contactar con los votantes afectos al oficialismo y a los "potencialmente chavistas" para contribuir con su movilización durante los comicios.

"En esta ocasión estamos haciendo más énfasis en la organización del voto que en la parte del voluntarismo y del voto emotivo que despierta el presidente Chávez", explicó la coordinadora de organización PSUV Bolívar, Yrania Romero.

El comando asegura que contribuciones de sus militantes y rifas financian su trabajo y que no usan los recursos del Estado, como denuncian sus adversarios.

Del lado de la oposición, los partidos políticos son reacios a entregar los datos que reciben del Consejo Nacional Electoral a la organización civil Súmate, que cuenta con conocimientos técnicos sobre comicios y es la encargada de entrenar a los testigos en las mesas de votación.

Algunos desconfían de Súmate, que se desgastó tras una alta exposición pública de conflictividad política en el pasado.

¿MÁS TIEMPO PARA QUÉ?

Recientes sondeos otorgan una ligera ventaja al oficialismo de cara a la contienda del domingo pero reconocen que existe un alto porcentaje de indecisos, de cuya movilización puede depender el resultado.

Chávez asegura que necesita al menos una década más para consolidar su "revolución socialista" por lo que requiere la enmienda, que le permitirá postularse en 2012.

Sus adversarios le cuestionan, reclamando que no ha logrado bajar la enorme dependencia del país de los ingresos petroleros, que ha fracasado en su lucha contra la inflación y no ha enfrentado eficientemente la creciente inseguridad.

Pero el panorama podría no estar tan claro.

Con una enmienda que contempla la reelección sin límite de todos los cargos de elección popular, dirigentes de distintas tendencias en Bolívar admiten que algunos de sus aliados podrían estar actuando para el bando contrario.

Los opositores podrían promover el "Sí" para quedarse en sus actuales cargos, mientras que los oficialistas auparían el "No" para tener la oportunidad de ascender políticamente.