Archivo de Público
Miércoles, 11 de Febrero de 2009

Australia revisa restos para identificar a muertos en incendios

Reuters ·11/02/2009 - 08:37h

La policía forense analizaba el miércoles las cenizas y los restos de viviendas para identificar a los muertos en los incendios forestales que más víctimas se ha cobrado en la historia de Australia.

La cifra oficial de muertos llegó a 181, pero los medios dijeron que podrían alcanzar los 300. Y en algunos casos, la identificación de los muertos parece tarea imposible porque sus restos están demasiado calcinados.

"En algunos de estos casos pasarán semanas antes de que pueda realizarse una identificación positiva", dijo el primer ministro del estado de Victoria, John Brumby.

Marysville, una localidad arrasada por el fuego, podría tener unos 100 muertos adicionales, dijeron medios locales. Los bomberos temen que hasta 100 de sus 519 residentes podrían haber perecido en el incendio que sólo dejó una decena de casas en pie.

La localidad ha sido cerrada al acceso público debido a las horribles escenas, declaró Brumby.

"La cifra de muertos será enorme", dijo el bombero John Munday, quien se encontraba en Marysville 10 minutos antes de que el incendio arrasara la localidad el sábado por la noche.

"Teníamos gente golpeando los lados de nuestro camión cisterna suplicándonos que fuéramos a casas donde sabían que había gente atrapada, pero no podíamos porque de haberlo hecho, todos habríamos muerto", agregó.

Los incendios atravesaron localidades rurales al norte de Melbourne el sábado por la noche, avivados por fuertes vientos y altas temperaturas. La temperatura de Melbourne alcanzó el sábado los 46,4 grados centígrados, un record para la ciudad.

La zona del desastre, que duplica el tamaño de Londres y abarca a más de 20 poblaciones al norte de Melbourne, ha sido declarada escena de crimen por las autoridades. Más de 750 hogares han sido destruidos.

EL FUEGO AÚN CONTINUA

Más de 4.000 bomberos aún están luchando contra unos 33 incendios en el estado de Victoria, 23 de ellos aún fuera de control.

La policía de Victoria inició la mayor investigación del país por un delito de incendio y la bautizó "operación Phoenix", ofreciendo una recompensa de 100.000 dólares australianos por datos que ayuden a encontrar a quienes hayan iniciado deliberadamente un incendio.

Los trágicos incendios son el peor desastre natural en Australia en 110 años. El peor episodio de incendios forestales fue el llamado "Miércoles de ceniza" de 1983, en el que murieron 75 personas.

Los incendios han incrementado la presión sobre el primer ministro Kevin Rudd para que adopte acciones firmes contra el cambio climático, mientras los científicos acusan al calentamiento global de las condiciones que han alimentado el desastre.

Australia es particularmente vulnerable al cambio climático debido a su ambiente cálido y seco, pero debido a la dependencia de la energía generada por el carbón, Rudd ha establecido un objetivo de recortar sólo el 5 por ciento de los gases de efecto invernadero para 2020.

Australia es el país más propenso a los incendios en la tierra, señalan los científicos, y la mayoría de ellos se inician debido a rayos.

Los bomberos hacen un seguimiento de las tormentas eléctricas, y cuando un incendio no se corresponde con la caída de un rayo se asume que ha sido iniciado por personas, accidental o deliberadamente.

Victoria ha ordenado una Comisión Real de Investigación para explorar todos los aspectos del incendio, incluyendo pautas de seguridad.

Las autoridades dijeron que la regla de oro para sobrevivir en los incendios forestales es la temprana evacuación o quedarse y defender los hogares, pero los expertos aseguran que aparentemente varias víctimas entraron en pánico y huyeron en el peor momento.

Algunas fallecieron quemadas en el interior de sus automóviles cuando intentaban evadir las llamas.