Archivo de Público
Martes, 10 de Febrero de 2009

Nicolas Sarkozy viaja a Irak por sorpresa

Reuters ·10/02/2009 - 09:34h

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, llegó el martes por la mañana a Bagdad en una visita sorpresa que será la primera de un jefe de Estado francés desde la invasión estadounidense en 2003, a la que se opuso frontalmente París.

Sarkozy, que estuvo acompañado por el ministro de Exteriores, Bernard Kouchner, se reunió con el presidente iraquí, Jalal Talabani, y tenía previsto encontrarse con el primer ministro Nuri al Maliki, dijeron responsables oficiales franceses e iraquíes.

La visita no anunciada de Sarkozy fue la primera de un dirigente francés desde la invasión que sumió a Irak en años de insurgencia y enfrentamientos sectarios. Decenas de miles de iraquíes y más de 4.000 soldados estadounidenses han muerto.

Irak y la administración del ex presidente estadounidense George W. Bush firmaron un pacto de seguridad el año pasado que pide que el último soldado estadounidense deje el país a finales de 2011, casi nueve años después del comienzo de la guerra, en marzo de 2003.

El presidente Barack Obama prometió durante la campaña electoral en Estados Unidos llevar a cabo una retirada más rápida y que los aproximadamente 140.000 soldados estadounidenses que aún siguen en Irak salgan del país en los 16 meses posteriores a su llegada al cargo en enero.

Sin embargo, los mandos militares estadounidenses están a favor de una retirada más lenta que no ponga en peligro los recientes logros en seguridad.

La violencia que colocó a Irak al borde de una guerra civil abierta ha caído drásticamente en los últimos 18 meses y el país celebró el 31 de enero sus elecciones más pacíficas desde la caída de Sadam Husein. Las autoridades iraquíes creen que ha llegado el momento de que las compañías extranjeras inviertan, especialmente las petroleras.

Aún así, los atentados suicidas y los coches bomba son comunes y por ello la visita de Sarkozy, que se integra dentro de una gira por Oriente Próximo, estuvo rodeado de secretismo.

"Esta visita no fue anunciada por motivos de seguridad", dijo la oficina del presidente francés.

La última visita de alto nivel a Irak por parte de un alto cargo francés se produjo en mayo de 2008, cuando Kouchner pasó unos días en el país, en una muestra de lo que París anunció como su renovado compromiso con Irak tras su oposición a la guerra encabezada por Estados Unidos.

Francia disfrutó de relaciones relativamente estrechas con Irak bajo el Gobierno de Sadam, y el ex presidente francés, Jacques Chirac, encabezó la oposición internacional a la invasión de 2003.

Sarkozy ha buscado templar las relaciones con Washington desde que fue elegido en 2007.

Un diplomático que integró la delegación de Sarkozy en su gira por los países del Golfo Pérsico dijo que la visita tenía como objetivo el apoyo a la democratización y reconstrucción de Irak y para "pasar la página".

Una visita a Irak caerá mejor entre la opinión pública francesa ahora que Bush ha abandonado el cargo. Las políticas de Bush en Irak fueron muy impopulares en Francia y cualquier paso que pudiera entreverse como un apoyo a ellas hubiera sido ampliamente rechazado.

Kouchner, uno de los pocos políticos franceses que respaldó la intervención militar en Irak, ha tenido que disculparse en el pasado ante Maliki tras haber aparecer un artículo en la revista Newsweek en el que pedía que fuera destituido.