Archivo de Público
Martes, 10 de Febrero de 2009

Israel celebra unas elecciones cuyo resultado se prevé ajustado

Reuters ·10/02/2009 - 06:33h

Los israelíes comenzaron a votar el martes en unas elecciones demasiado ajustadas para predecir un ganador, mientras los sondeos muestran que el derechista Benjamin Netanyahu tiene una ligera ventaja sobre la ministra de Exteriores, Tzipi Livni.

La corta campaña se vio ensombrecida por la guerra que Israel emprendió en enero contra los milicianos palestinos en Gaza. El asunto clave que afrontan los electores es qué candidato puede asegurar mejor la seguridad del país, mientras las posibilidades de alcanzar un acuerdo parecen remotas.

Unos 5,3 millones están llamados a las urnas en unas 9.000 escuelas y centros comunitarios a través del país. La campaña generó poco entusiasmo, y el tiempo frío y lluvioso en todo el país incrementó la posibilidad de una baja participación.

Netanyahu, el líder del partido Likud que una vez fue un claro favorito en las encuestas, ha perdido terreno frente a Livni desde la guerra de 22 días librada el mes pasado, en la que fallecieron 1.300 palestinos y 13 israelíes, y ahora ambos están en un empate técnico.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, un tercer candidato de prominencia, se ubica detrás de Netanyahu y Livni, aunque su apoyo en los sondeos ha llegado a más del doble desde la guerra en Gaza, que concluyó con sendas treguas el 18 de enero.

El resultado podría decidirse por los votos que obtengan los partidos menores o los sufragios de entre 10 y 15 por ciento de votantes aún indecisos, dicen los encuestadores.

"La tendencia que hemos visto los últimos días indica una batalla muy cerrada", dijo el encuestador Rafi Smith del Smith Research Center."Nadie ha dado un gran salto y es difícil determinar un ganador a esta altura", agregó.

El candidato ultraderechista Avigdor Lieberman, quien potencialmente podría restar votos a Netanyahu, ha visto dispararse su popularidad desde la guerra que concentró el interés público en la campaña, basada en temas de seguridad.

El partido Yisrael Beitenu de Lieberman se ha comprometido a adoptar una postura más dura con los palestinos, incluyendo a los ciudadanos árabes israelíes y apoya la construcción de enclaves judíos en la ocupada Cisjordania.

Los israelíes votan por partido, y los escaños parlamentarios son asignados por una representación proporcional a las listas nacionales de los partidos.

El líder del partido que obtiene la mayoría de los votos tradicionalmente es designado para formar un Gobierno o se convierte en primer ministro.

La negociación política que involucra la formación de un nuevo Gobierno puede tardar semanas.

El primer ministro, Ehud Olmert, el líder saliente que renunció en septiembre a consecuencia de una investigación por corrupción, permanecería de manera interina en el cargo hasta que jure un nuevo Gabinete.