Archivo de Público
Lunes, 9 de Febrero de 2009

Chile pide mejorar el acceso de sus productos agrícolas al mercado europeo

EFE ·09/02/2009 - 21:13h

EFE - La ministra de Agricultura de Chile, Marigen Hornkohl. EFE/Archivo

La ministra de Agricultura de Chile, Marigen Hornkohl, ha pedido hoy a la comisaria europea del ramo, Mariann Fischer Boel, que el acuerdo de asociación de la Unión Europea (UE) y Chile se "fortalezca" para poder ampliar el acceso de los productos chilenos a los mercados europeos.

Hornkohl ha manifestado, en una entrevista con Efe, que Chile pretende "profundizar" y propiciar que evolucione el pacto que mantiene con la UE desde 2003 porque considera que su país ha incrementado su producción agroalimentaria, así como el "valor añadido y la calidad de sus productos".

Tras una reunión con Fischer Boel, la titular chilena ha explicado que por primera vez ha hecho llegar esta demanda "formalmente" a la responsable agrícola europea, pues ya ha habido contactos de su gobierno con Bruselas para solicitar dichos avances dentro del acuerdo.

La titular chilena ha apuntado la "posibilidad" de cambiar las cuotas actuales que Chile tiene para el envío de sus carnes rojas, blancas (aves) o de cerdo a la UE, así como la ampliación del listado de productos que fueron negociados en el arreglo al que ambas partes llegaron en 2003.

Hornkohl ha citado, por ejemplo, el aceite de oliva, pues Chile es "un productor importante, hoy en día", y ha dicho que hay interés de países como España en tener una relación económico-comercial en esta materia.

Otros productos que podrían entrar en esta discusión, ha añadido, serían las frutas procesadas, las mermeladas o los lácteos, al igual que aspectos relacionados con la tecnología y los intercambios.

Hasta ahora la "relación ha sido fructífera pero estamos mirando en hacer un trabajo mancomunado que nos permita considerar todas las variables en este mundo cambiante", según la ministra, quien ha precisado que no se trata de una revisión ni de una reedición del acuerdo, sino "de profundizar en él".

Chile exporta a la UE productos agroalimentarios por valor de mil millones de dólares (769,2 millones de euros)

La ministra ha abogado por una mirada "más global", además de la comercial, teniendo en cuenta la importancia de la agricultura para el desarrollo y más dentro del panorama de crisis económica mundial.

Asimismo, se ha referido al capítulo del acuerdo sobre la protección de denominaciones de origen de vino y bebidas espirituosas y en este sentido ha aludido a la aprobación reciente de un proyecto de ley que adecúa la legislación de Chile al compromiso con la UE.

Esta regulación, sustituye, por ejemplo, la expresión "champaña" por "vino espumoso" y suprime de los productos chilenos menciones como "cognac" y "grapa".

Respecto a la posición que la UE mantiene sobre la defensa de sus denominaciones, la ministra chilena ha señalado que "hay que poner sobre la mesa los intereses de las distintas naciones y velar por el interés común".

Hablar de las denominaciones como seña de identidad, ha agregado, "es de todos los países y no sólo de un hemisferio; la perspectiva es ver de qué manera se avanza frente a los nuevos desafíos".

La ministra ha admitido que las conversaciones sobre denominaciones no son fáciles porque es difícil vincular "el aspecto comercial y el respeto a la propiedad intelectual".

Hornkohl ha destacado la receptividad de la comisaria y ha dicho que en 2009 habrá "mucho trabajo por hacer".

Aunque no ha precisado fechas, espera que además de contactos "virtuales" se convoquen reuniones con la presencia de representantes europeos y del país latinoamericano para hablar sobre la evolución del acuerdo.

Ha matizado que las discusiones deben incluir aspectos no comerciales relacionados con el cambio climático o la innovación.

Hornkohl ha terminado en Bruselas una visita a varios países europeos, como Alemania, con motivo de la feria Fruit Logística de Berlín, en la que Chile fue el país invitado -con la presencia de 130 empresas-.

También viajó a Londres, donde se reunió con importadores de vino, ya que el mercado británico es un comprador notable de los caldos chilenos.