Archivo de Público
Lunes, 9 de Febrero de 2009

Sulfato de magnesio puede reducir riesgo de parálisis cerebral

Reuters ·09/02/2009 - 17:34h

Entre las mujeres que corren riesgo de dar a luz prematuramente, el tratamiento con sulfato de magnesio disminuye el riesgo de parálisis cerebral en los bebés por nacer.

"Entre los bebés que nacen muy prematuramente, existe un riesgo elevado de parálisis cerebral", indicó en un comunicado la doctora Caroline Crowther, de la University of Adelaide, en Australia, coautora del estudio.

"Esta nueva revisión (...) muestra que ahora hay evidencia para respaldar la administración de terapia con sulfato de magnesio a las mujeres en riesgo de dar a luz antes de término, para aumentar la posibilidades de supervivencia de su bebé por nacer sin parálisis cerebral", agregó la experta.

A partir de los datos de cinco ensayos clínicos que incluyeron a 6.145 bebés que fueron asignados al azar a tratamiento con sulfato de magnesio o placebo cerca del momento del nacimiento, los expertos hallaron que el principio activo reducía un 32 por ciento el riesgo de parálisis cerebral.

Asimismo, el tratamiento también se relacionó con una tasa un 39 por ciento menor de discapacidades motrices importantes.

Los autores calcularon que 63 mujeres necesitarían ser tratadas para prevenir un caso de parálisis cerebral, según los hallazgos informados en la edición en internet del 21 de enero de The Cochrane Library.

La terapia con sulfato de magnesio no afectó la mortalidad o el desarrollo de otros problemas neurológicos en los primeros años de vida.

Las madres tratadas con magnesio presentaban con más frecuencia que aquellas que recibieron placebo baja presión y taquicardia. La terapia activa, no obstante, no se relacionó con ninguna complicación seria.

"Dados los efectos beneficiosos del sulfato de magnesio sobre la función motriz gruesa en la infancia temprana, deberían evaluarse los resultados más adelante en la niñez para determinar la presencia o ausencia de efectos neurológicos potencialmente importantes, particularmente sobre la función motora y cognitiva", concluyeron los autores.

FUENTE: The Cochrane Library, 21 de enero del 2009