Archivo de Público
Lunes, 9 de Febrero de 2009

Internet y los videojuegos violentos tiene sus riesgos: estudio

Reuters ·09/02/2009 - 14:39h

Por Joene Hendry

La frecuencia de uso y el tipo de videojuegos con que se entretienen los estudiantes universitarios alcanzaría el nivel de riesgo del consumo de drogas y alcohol, las malas relaciones personales y la baja autoestima.

"Eso no significa que todos los que usan videojuegos se subestiman o que comenzarán a consumir drogas", dijo Laura M. Padilla-Walker a Reuters Health.

Los resultados indican sólo que el uso de los videojuegos estaría asociado con distintas consecuencias negativas, "por lo menos en algunos segmentos de la población", dijo Padilla-Walker, profesora asociada de la Brigham Young University, en Provo, Utah.

El equipo dirigido por Padilla-Walker analizó la frecuencia y el tipo de videojuegos, como así también de internet, usada durante los últimos 12 meses entre 500 mujeres y 313 varones.

Todos eran estudiantes universitarios de Estados Unidos y recibieron créditos académicos por su participación en el estudio.

Los participantes, que tenían unos 20 años de edad, informaron también sobre el consumo de drogas y alcohol, la autoestima, la percepción de la aceptación social y la calidad de sus relaciones con amigos y familiares.

Los resultados, publicados en Journal of Youth and Adolescence, revelaron "grandes diferencias de género en el uso de videojuegos e internet", dijo Padilla-Walker.

Por ejemplo, los varones jugaban tres veces más que las mujeres con los videojuegos y usaban ocho veces más videojuegos violentos.

Ellos eran también más propensos que ellas a usar internet como entretenimiento, leer las noticias del día y visitar sitios pornográficos, mientras que ellas solían usar la red para enviar y recibir correos electrónicos y hacer las tareas escolares.

Pero, independientemente del género, el equipo identificó correlaciones evidentes entre el uso frecuente de los videojuegos, el aumento del consumo de alcohol y drogas y las relaciones personales de menor calidad, como así también el uso más frecuente de juegos violentos y una mayor cantidad de parejas sexuales y baja calidad de vínculos personales.

El equipo asoció también esos resultados negativos con el uso de internet para chatear, hacer compras, entretenerse y acceder a contenidos pornográficos, pero con "una plétora de resultados positivos" contrastantes con el uso de internet para hacer la tarea escolar.

Padilla-Walker consideró estos resultados como un punto de partida para futuras investigaciones.

El equipo concluyó que el análisis continuo del uso de los videojuegos y de internet permitiría comprender mejor la salud y el desarrollo de los jóvenes.

FUENTE: Journal of Youth and Adolescence, enero del 2009